Probióticos

Probióticos es un nombre colectivo para referirse a los alimentos y suplementos con microorganismos vivos, como bacterias, hongos y levaduras. Estamos literalmente rodeados de ellos, pero nuestro cuerpo también está compuesto en gran parte por microorganismos. Sencillamente forman parte de nuestra vida.  

Probióticos Bonusan

Tenemos el probiótico adecuado para cada situación o etapa de la vida. Al elegir Bonusan, eliges calidad.

  • Alto número de bacterias garantizado hasta el final del periodo de conservación.
  • La indicación de los números de cepa significa seguridad garantizada y calidad científicamente probada.
  • Sin aditivos innecesarios.

Probióticos productos

10 Productos
Bacteri 17 Expert Resilience
30,00 €
14 Sobres
Sin gastos de envío
Agotado
Bacteri 5 Infantis
44,10 €
28 Sobres
Agotado
Bacteri 6 Oral
25,20 €
14 Sobres
Sin gastos de envío
Bacteri 8 cápsulas
34,20 €
28 Cápsulas
Bacteri 8 Senior
34,20 €
28 Cápsulas
Bacteri 8 sobres
41,90 €
28 Sobres
Sin gastos de envío
Bacteri S4
36,80 €
28 Cápsulas
Sin gastos de envío
Bacteri Spore
25,70 €
28 cápsulas vegetarianas
Probio Fem
21,50 €
10 Piezas

Información general sobre probióticos: contenido ampliado

Los probióticos son un conjunto de alimentos y suplementos con microorganismos vivos. Probiótico significa literalmente «para la vida». Los microorganismos son las partículas vivas más pequeñas del planeta. De ellos forman parte las bacterias, los hongos y las levaduras. Estamos literalmente rodeados de miles de millones de ellos. Es más, nosotros estamos compuestos en buena parte por microorganismos. Sencillamente forman parte de nuestra vida. La cuestión es convivir con ellos de una forma beneficiosa para ambos.

Los productos probióticos de Bonusan son suplementos que contienen bacterias vivas. ¿Por qué deberías tomar probióticos? Porque así puedes completar las poblaciones de bacterias de tu organismo.
Las bacterias probióticas están en los productos fermentados. A lo mejor no te lo esperabas, pero están presentes en alimentos cotidianos, como el yogur, el suero de mantequilla y el chucrut. También la kombucha, el kefir y el tempeh son ejemplos. La fermentación es una forma de procesar los alimentos para conservarlos por más tiempo y modificar su sabor.

Los alimentos fermentados son, por tanto, una buena fuente de bacterias probióticas. ¿Pero sabías que, por ejemplo, una manzana (ecológica) también está llena de bacterias probióticas? Si de verdad quieres sacarle provecho, cómete sobre todo el corazón. ¿Comes pocos productos fermentados o no te gustan demasiado? Entonces, un suplemento de probióticos de calidad te aporta un estupendo complemento.
Puedes utilizar probióticos en cualquier momento y en diferentes momentos de la vida. Situaciones frecuentes en las que se pueden emplear probióticos son: 
  • Justo después de un tratamiento con antibióticos. 
  • Cuando tu dieta no es óptima (temporalmente). 
  • Cuando estás de viaje en un país en el que se come muy diferente. 
  • Durante el embarazo o la lactancia.
  • A medida que te vas haciendo mayor. 
  •  Como terapia cíclica anual.
Los probióticos adecuados para ti dependen de tu edad, ya que la composición de tu microbiota intestinal cambia a lo largo de tu vida. La microbiota del intestino es la suma de todas las bacterias, hongos y levaduras que viven en él. Cuando acabas de nacer, tu intestino entra en contacto enseguida con diversas cepas bacterianas. Llegan al bebé de muchas formas diferentes, como en el parto vaginal o a través de la lactancia. Cuando empiezas a hacerte mayor, disminuye poco a poco la diversidad y la cantidad de las bacterias.

El surtido de bacterias es para todas las edades. Todos los productos contienen las cepas bacterianas características de una fase vital. Por tanto, hay un producto para cada etapa. Por ejemplo, hay fórmulas desarrolladas especialmente para bebés, niños, adultos y personas mayores
La composición de la microbiota intestinal (todas las bacterias que viven en el intestino) de los niños es muy diferente a la de los adultos. Por eso los probióticos para bebés y niños contienen bacterias especialmente seleccionadas. En un parto natural, tu bebé entra en contacto en primer lugar con toda clase de cepas de lactobacilos. Cuando después das el pecho, las bifidobacterias se unen a la microbiota.

A veces puede estar bien tener un preparado probiótico para tu bebé. Un favorito entre los pediatras, sobre todo si tu hijo ha nacido por cesárea. Pero también si tu parto fue natural, suplementar con probióticos puede ser una buena idea. Por eso tenemos Bacteri 5 Infantis en el nuestro catálogo. Los bebés y los niños pequeños usan una dosis de 1-3 miles de millones de UFC al día.
Cuando estás embarazada, suplementar con probióticos tiene mucho sentido. En esa época en que tu bebé está en el vientre es cuando se desarrolla su microbiota. Todo lo que comes, bebes o haces influye en tu hijo. Todas las sustancias que tu bebé necesita se las das directamente a través del cordón umbilical y, después, por la leche materna. Tu hijo también se ve expuesto a las bacterias que ingieras.

Cada vez se utilizan más los suplementos de probióticos en el embarazo. Bonusan tiene probióticos especiales para bebés en su catálogo que también se pueden usar cuando estás embarazada o acabas de dar a luz.
Hay que romper una lanza por las bacterias. Quizá ya sabías que las bacterias no son solo bichos malos, ¿pero cuál es la explicación? Para simplificar, a veces decimos que hay bacterias buenas y malas.

Por desgracia, a menudo no es tan sencillo. En general, cuando hablamos de buenas y malas, habría que añadir que se trata del equilibrio. Esto es lo importante con las bacterias, al igual que pasa con muchas otras cosas.
Microbiota es el nombre colectivo que se aplica a todos los microorganismos que viven en nuestro cuerpo, tanto dentro como en su superficie externa. Tenemos microbiota oral, intestinal, vaginal y cutánea. Son lugares a los que también denominamos barreras. En la microbiota se produce una interacción entre miles de millones de diferentes microorganismos. Nuestros productos están orientados a los tres primeros lugares, es decir, la boca, el intestino y la vagina.
Caducidad
  • Viabilidad de las cepas garantizada hasta el fin de la fecha de caducidad. 

Sin aditivos innecesarios
  • Todos los aditivos, incluso las hierbas, las vitaminas y la fibra, tienen un impacto negativo en la viabilidad de las bacterias. 

Para el lugar de aplicación correcto 
  •  Que la composición sea a base de bacterias que por naturaleza vivan en el intestino, la boca o la vagina. 

Para la fase vital correcta 
Diferentes cepas para diferentes etapas de la vida:
  • Bebés: lactobacilos, si acaso acompañados de bifidobacterias. 
  • Adultos: diversidad de cepas, con frecuencia bifidobacterias y lactobacilos como base, acompañados de otras cepas.
  • Personas mayores: bifidobacterias. 

Envase óptimo 
  • Envase estanco a la luz, el aire y el agua para una mayor viabilidad de las bacterias. 

Diversidad de cepas 
  • Selección de un amplio abanico de cepas bacterianas. 

Mención de los números de cepa
  • Esto garantiza la seguridad y una calidad con fundamentación científica.
La cantidad de probióticos que necesitas depende de varias cosas, como tu edad o para qué los vas a usar. La cantidad de probióticos se indica con las letras UFC, que es la abreviatura de unidades formadoras de colonias. Y, no te asustes, pero cuando tomas probióticos hablamos de miles de millones de unidades formadoras de colonias. A veces ves que en un envase pone «CFU». Son las siglas en inglés de colony forming units, que es la denominación en inglés de las UFC.

Hay probióticos a partir de aproximadamente 1 x 109 UFC (= mil millones de unidades formadoras de colonias) al día. En sus productos, Bonusan utiliza altas cifras de UFC.

La dosis para bebés y niños está entre 1 y 3 x 109 UFC al día. A partir de los 12 años, la dosis de nuestros productos suele ser algo más elevada, desde 5 x 109 UFC al día.
Los nombres se parecen mucho: prebióticos y probióticos. ¿Pero cuál es la diferencia? Un probiótico contiene bacterias vivas, mientras que un prebiótico contiene fibra. Ambos están por naturaleza en el intestino, pero, por lo demás, son muy diferentes: 

  • Un probiótico es un alimento o suplemento que contiene bacterias viables. Los probióticos se toman para completar las poblaciones de bacterias del intestino. 
  • Un prebiótico es un alimento o suplemento que contiene fibra. La fibra es un nutriente que no se digiere. Llega completamente íntegra al intestino.
En los probióticos hay muchísimas bacterias. Miles de millones por cada unidad formadora de colonias (UFC). Y eso está fenomenal, porque son muy vulnerables. El número de bacterias disminuye constantemente durante el periodo de conservación. Por eso, Bonusan siempre añade unas pocas más en la producción. El objetivo es que las cantidades de bacterias que prometemos en el envase permanezcan realmente viables hasta el final de la fecha de consumo preferente. Así siempre sabrás con total seguridad que estás tomando la cantidad de bacterias indicada.
Hay bacterias de muchos tipos y con nombres complicados. ¿Por qué sucede esto? Las bacterias se subdividen en diferentes géneros, especies y cepas. Por ejemplo, tenemos la bacteria Lactobacillus rhamnosus GG. Esta bacteria pertenece al género Lactobacillus (bacteria acidoláctica) y a la especie rhamnosus. La denominación de la cepa se escribe con un código de cifras o letras, en este caso, GG. Cada cepa bacteriana es única, tiene propiedades propias y se reconoce por un nombre exclusivo. Aquí podrás saber cuáles son todas las cepas bacterianas que existen.
Los probióticos que se usan en los suplementos son seguros y están ampliamente estudiados. Todas las cepas que utilizamos en nuestros productos están en la lista QPS (qualified presumption of safety). Esto significa que muchos estudios científicos han demostrado su seguridad y están aprobados por la EFSA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria) para su uso en alimentos. Además, se indican los números de cepa de todas las cepas añadidas. Estos números hacen referencia a la investigación científica. Por tanto, usamos exactamente las mismas cepas bacterianas que fueron utilizadas en los estudios.
¿Los probióticos te dan gases? Eso puede suceder. Cuando tomas de repente una gran dosis de probióticos, a veces el intestino se asusta un poco. Eso es normal, ya que es señal de que las bacterias han llegado donde debían. Ocasionalmente, la manifestación es una mayor formación de gases y dolor de tripa, es decir: flatulencia. Si tienes tendencia a sufrirla, en las primeras dos semanas puedes reducir a la mitad la dosis recomendada. Esto hace que tu intestino pueda familiarizarse poco a poco con sus nuevos habitantes y adaptarse paulatinamente. En cualquier caso, la flatulencia desaparece al poco tiempo, cuando el intestino se ha acostumbrado.
Los suplementos de probióticos están disponibles en polvo, en cápsulas y en forma líquida, así que puedes elegir la presentación que se adapte mejor a tu situación. En Bonusan, envasamos el polvo en sobres, porque ofrecen la mejor protección para las vulnerables bacterias y son fáciles de llevar individualmente.

Las cápsulas tienen un menor periodo de conservación y deben usarse inmediatamente una vez abiertas, ya que la humedad reduce la viabilidad de las bacterias. Fíjate en elegir cápsulas especiales que protejan a las bacterias de forma óptima contra la humedad y también contra los jugos gástricos, como las DRcaps®. Los probióticos en comprimidos no están lo suficientemente protegidos de la humedad, por eso desaconsejamos su uso.
Mostrar más Mostrar menos