Vitamina C

La vitamina C es una auténtica multitarea. No podemos vivir sin ella y tiene un efecto demostrado en muchos procesos de nuestro organismo. Así, la vitamina C contribuye al funcionamiento normal del sistema inmunitario y al metabolismo energético normal. Los seres humanos no podemos fabricar vitamina C por nosotros mismos. Por eso tenemos que obtenerla de nuestra alimentación.  


¿Por qué necesitamos vitamina C? 

La vitamina C es una vitamina que tu cuerpo utiliza en muchos procesos distintos. A continuación te ofrecemos un resumen de todos sus beneficios para la salud.   

  • Sistema inmunitario (S)
    Sistema inmunitario
  • Metabolismo energético (S)
    Metabolismo energético
  • Sistema nervioso (S)
    Sistema nervioso
  • Piel (S)
    Piel

¿Por qué vitamina C de Bonusan? 

En el surtido de Bonusan hay muchos productos de vitamina C. El catálogo contiene un producto adecuado para cada necesidad y fase de la vida.

  • Combinación de buena absorción, calidad y el mayor acercamiento posible a la naturaleza.
  • Trabajamos solo con formas científicamente demostradas de vitamina C.
  • Cantidad mínima posible de aditivos, sin sabores ni aromas ni colorantes artificiales.

Vitamina C productos

3 productos
Sistema inmunitario Huesos Piel Metabolismo energético Sistema nervioso
2
Vitamina C en polvo
42,95 €
250 Gramos
Vitamina C-500 complejo de ascorbatos
17,95 €
90 Cápsulas vegetarianas
Sistema inmunitario Huesos Piel Metabolismo energético Sistema nervioso Corazón y/o vasos sanguíneos
3
Vitamina C-500 Tabletas masticables
14,45 €
60 Piezas

Más información sobre la vitamina C  

El ser humano es uno de los pocos mamíferos que no pueden fabricar vitamina C por sí mismos. Esto significa que se trata de un nutriente esencial. Por tanto, tenemos que obtenerla de nuestra alimentación. Y eso si lo conseguimos, porque los niveles de vitamina C en la comida llevan años disminuyendo.   
Alrededor de 1747, el médico naval escocés James Lind demostró que comer cítricos puede prevenir el escorbuto entre los marineros. En ese famoso experimento, Lind dividió a la tripulación con escorbuto en varios grupos. Uno de ellos recibió cítricos y fue el único que mejoró en un abrir y cerrar de ojos. Desde entonces sabemos que la vitamina C tiene un efecto demostrado en muchas partes de nuestro organismo.
La vitamina C se encuentra en verduras como el brócoli y el pimiento rojo. También está en los cítricos, los kiwis, las bayas y las fresas. La cantidad de vitamina C varía en función del producto. Por muy bien que lo hagas, sigue siendo posible no estar obteniendo suficiente vitamina C de la dieta, entre otros motivos, por el empobrecimiento del suelo agrario y la recogida de la fruta cuando aún no está madura.   

  • Aprovecha la piel o la cáscara. Bajo el efecto de la luz solar, las cosechas fabrican vitamina C en la piel o la cáscara. Ahí es donde está la mayor parte. 
  • Come fruta y verduras lo más maduras posible. . Así la luz del sol habrá podido fabricar una cantidad óptima de vitamina C.  
  • - Siempre que sea posible, come las verduras crudas. ¿Aun así las quieres cocinar? Entonces hazlo durante el menor tiempo posible y con un mínimo de agua, u opta por cocinar al vapor o en wok.  
Cuánta vitamina C se necesita es algo que varía para cada persona. Depende de tus circunstancias personales, tu edad, tu estilo de vida y tus necesidades. Las dosis recomendadas por Bonusan están pensadas para el buen funcionamiento del organismo. La vitamina C contribuye al funcionamiento normal del sistema inmunitario. Recomendamos una dosis de al menos 400 mg al día para adultos sanos. Las personas mayores o aquellas a las que les puede venir bien para su salud tomar una cantidad extra pueden beneficiarse con dosis más altas.

Las carencias de vitaminas y minerales suelen ser difíciles de notar, porque no provocan síntomas inequívocos. ¿Reconoces alguno de los puntos de la lista siguiente? Entonces podría ser que tengas falta de vitamina C. Y es que la vitamina C: 
  • Contribuye al funcionamiento normal del sistema inmunitario. 
  • Ayuda a disminuir el cansancio y la fatiga. 
  • Contribuye a la formación normal de colágeno para el funcionamiento normal de los dientes y las encías.  
Por fortuna, existe una forma fácil de saber si la vitamina C tiene algo que ver. Simplemente añade más vitamina C a tu dieta. En muchos casos esto hará que notes un cambio.

Hay dos formas de vitamina C. Ambas tienen las mismas propiedades saludables, pero también características algo distintas.  

  • Está la forma ácida, que se llama ácido ascórbico, y es la forma más común de vitamina C, presente por naturaleza en nuestra alimentación.  
  • También tenemos la forma salada, que se llama ascorbato. El ascorbato es un mineral derivado o forma desacidificada de la vitamina C. Es menos fuerte para los dientes y la pared estomacal, y se absorbe mejor.  
Además, están los recién llegados vitamina C liposomal y Ester-C®. Nuestro departamento científico ha estudiado a fondo estas dos formas y no está convencido de sus beneficios.  
  • La vitamina C liposomal puede subir temporalmente los niveles de vitamina C, pero también es más inestable e ineficaz.  
  •  Ester-C® es una mezcla de sustancias similares a la vitamina C con ascorbato cálcico. Sin embargo, creemos que su efectividad no ha sido lo bastante demostrada y preferimos un complejo de ascorbatos que intente acercarse al equilibrio de minerales natural.
Los bebés y los niños necesitan una cantidad suficiente de vitamina C. Los bebés obtienen suficiente de la leche (materna). Con una dieta sana y variada, los niños también deberían obtener suficiente vitamina C como para no desarrollar una carencia. A veces no es posible ofrecer la comida perfecta o tu hijo no es buen comedor. En esos casos, un suplemento de vitamina C puede ser tu salvación. En realidad, la vitamina C es tan importante para los niños como para los adultos. Y es que contribuye a la formación normal de colágeno para el funcionamiento normal de los huesos y los dientes. Además, contribuye al funcionamiento normal del sistema inmunitario y a la función psicológica normal. 

La C es la vitamina fácil y accesible a los niños por excelencia. Bonusan tiene vitamina C en su catálogo en comprimidos masticables o polvos. Ambas formas son fáciles de utilizar con los niños.
Cuando estás embarazada o dando el pecho, tienes más necesidades de vitamina C, ya que los bebés lo necesitan ya en el vientre. La vitamina C contribuye al funcionamiento normal del sistema nervioso y del sistema inmunitario. Además, cuando estás embarazada fabricas más sangre. Para ello, el cuerpo necesita el mineral hierro, que se obtiene de los alimentos ricos en este mineral. La vitamina C mejora la absorción del hierro.  

Los estudios lo demuestran: cuanto mejores sean tus niveles de vitamina C, mejores serán los del feto. Lo mismo se puede decir del aporte de vitamina C a través de la lactancia: tu bebé recibe una parte de tus reservas de vitamina C a través del cordón umbilical o de la leche materna. Por tanto, cuida bien tus niveles de vitamina C durante el embarazo o si das el pecho. ¿No consigues comer suficientes alimentos ricos en vitamina C o piensas que te podría venir bien un extra de este nutriente? Elige entonces un suplemento de vitamina C de Bonusan.
La C es una vitamina segura, incluso en altas dosis. La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha demostrado que no se puede establecer una ingesta máxima para la vitamina C, porque no tiene toxicidad. Tu intestino regula la vitamina C, por lo que tu organismo sencillamente no puede absorber una cantidad excesiva. El exceso también puede tener un efecto laxante, pero es un fenómeno inofensivo y desaparece al bajar la dosis.
Mostrar más + Mostrar menos -