28 de junio de 2022

5 cosas que puede que aún no sepas sobre la fiebre del heno (y qué hacer al respecto)

¿Busca una solución natural para la fiebre del heno? ¡Lee estos consejos!
La fiebre del heno es una alergia al polen de las plantas, las hierbas o los árboles. A esta reacción también se la conoce como rinitis alérgica estacional. Los síntomas más comunes de la fiebre del heno son los estornudos, la secreción nasal, la congestión nasal y picazón en la nariz [1]. ¿Sabías que hay países donde el 50 % de la población padece fiebre del heno [2]? Pero, ¿qué se puede hacer contra ello? ¡ Sigue leyendo para enterarte ! 

1. ¿Ayuda la vitamina C a paliar los síntomas de la fiebre del heno? 

Así es, la vitamina C puede ayudar contra los síntomas de la fiebre del heno. Para saber cómo es posible, primero debemos conocer cómo se originan los síntomas de la fiebre del heno. 

Los síntomas de la fiebre del heno aparecen en el momento que el polen entra en el organismo. Cuando esto ocurre, el sistema inmunitario da la señal de alarma y procura deshacerse de inmediato de la sustancia extraña. Cuando su sistema inmunitario se activa, es cuando aparecen los síntomas de fiebre del heno como la secreción nasal y los estornudos. Por ello, es conveniente que la barrera nasal, formada por las células de la nariz, sea lo más resistente posible. 

Pero sabemos que los enfermos de fiebre del heno suelen presentar un mayor número de especies de oxígeno reactivo (EOR) en la cavidad nasal. La producción excesiva de EOR conduce al estrés oxidativo, lo cual provoca a su vez daños en las células de la cavidad nasal. El daño de estas células facilita la entrada del polen en nuestro organismo. Si el polen puede entrar con más facilidad al organismo debido a un mayor estrés oxidativo, también provocará una reacción alérgica más fuerte [3]. Esto significa que también sufrirás más síntomas de fiebre del heno. 

Por suerte, hay algo que se puede hacer para ayudar a mitigar ese estrés oxidativo. Esto se puede lograr con la aportación de más antioxidantes a través de la alimentación, ya que estos antioxidantes se encargarán de proteger a las células del estrés oxidativo. Por lo tanto, un antioxidante garantiza que las células de la nariz se vean afectadas en menor medida. La vitamina C es uno de esos antioxidantes y servirá perfectamente para proteger las células de la nariz. Con ello, el polen no podrá entrar en el cuerpo con tanta facilidad y tu sistema inmunitario se activará con menor intensidad. Así es como la vitamina C puede ayudar a paliar los síntomas en caso de padecer fiebre del heno [4]. 

2. ¿Se puede tratar la fiebre del heno mediante la alimentación?

¿ Comes muchos alimentos de colores como pimientos rojos, espárragos verdes y arándanos? En ese caso seguro que tienes menos problemas de fiebre del heno. Tanto las verduras y frutas de colores como los frutos secos y el té, por ejemplo, son ricos en flavonoides. Estas son sustancias que pueden actuar como antioxidantes, además de otras cosas [5]. Y, como ya has leído antes, los antioxidantes, como la vitamina C y los flavonoides, ayudan a aliviar los síntomas de la fiebre del heno. 

Así pues, una dieta sana y rica en flavonoides puede ayudar a combatir la fiebre del heno. ¿ Sabías que los alimentos con muchos flavonoides a menudo también contienen mucha vitamina C? Las naranjas, las grosellas negras y los pomelos son un buen ejemplo de ello. De este modo matarás dos pájaros de un tiro. ¿ Sientes curiosidad por saber qué más alimentos contienen vitamina C? Entonces echa un vistazo a 
este enlace.

3. ¿Qué es mejor para evitar la fiebre del heno, vivir en el campo o en la ciudad? 

El entorno donde vives tiene mucha influencia sobre tu salud. ¿ Vives en una zona con mayor contaminación del aire? Entonces es más probable que sufras de fiebre del heno. Además, la contaminación del aire también causa estrés oxidativo en tu organismo, por lo que el polen puede entrar en él con más facilidad. 

Por lo general, existe más contaminación del aire en las (grandes) ciudades [6]. Así que, si quieres prevenir la fiebre del heno, será mejor que te vayas a vivir a una zona rural.

¿ Vives en una ciudad o en una zona con mucha contaminación del aire? Entonces no está de más que te asegures de aportar a tu cuerpo antioxidantes extra como la vitamina C. 

4. ¿Tienes alergia a todos y cada uno de los árboles y plantas en flor? 

No, lo normal es tener alergia a solo uno o varios tipos de plantas. Funciona de la siguiente manera: tu sistema inmunitario, cuando se vuelve alérgico al polen, produce anticuerpos. Estos anticuerpos se producen de forma precisa y son específicos para el tipo de polen que ha entrado en el organismo. Esto quiere decir que solo se desarrolla una alergia, por ejemplo, al polen de abedul o solo al polen de hierba. Es posible que tengas alergia a diferentes tipos de polen, en ese caso tu cuerpo producirá anticuerpos para todos estos pólenes específicos [2]. 

¿ Tienes fiebre del heno y también alergia a algunos alimentos? ¡Entonces no estás solo/a! A continuación, te explicamos cómo es posible. 

5. ¿Existe algún vínculo entre la fiebre del heno y las alergias orales?

Si sufres de fiebre del heno, es muy probable que también padezcas una alergia oral. Una alergia oral es un tipo de alergia alimentaria en la que se experimenta síntomas como picazón en la boca, el paladar y los labios. A veces, estos síntomas van acompañados de una ligera inflamación de los labios o la garganta. 

Pero, ¿por qué las personas con fiebre del heno son más propensas a sufrir alergias orales? 

El polen se compone de proteínas, y el sistema inmunitario reacciona a los fragmentos de estas proteínas si se tiene alergia. Algunos alimentos contienen proteínas que son similares a las proteínas del polen. Esto significa que, al comer estos alimentos, también se pueden producir reacciones alérgicas. A esto se le denomina alergia cruzada. 

Las alergias cruzadas conocidas en la alergia al abedul son: las manzanas, los melocotones, las nectarinas, los kiwis, las zanahorias, las nueces y el apio. La alergia al polen de la hierba se acompaña de otras alergias cruzadas, como con el tomate, la naranja, el melón y la sandía [7]. Por ello, seguramente no te agrade comer estas frutas que suelen contener mucha vitamina C, así que asegúrate de obtener suficiente de esta vitamina por otras vías.

Conocimientos en la práctica 

En este artículo has podido leer cinco cosas que puede que no supieras sobre la fiebre del heno. Entre otras cosas, hemos explicado cómo la vitamina C puede ayudar a combatir la fiebre del heno al proteger las células de la nariz del daño oxidativo. Por otro lado, hemos contado que los alimentos de colores contienen flavonoides y vitamina C y que, debido al efecto antioxidante de estas vitaminas, los síntomas de la fiebre del heno pueden verse reducidos.

Fuentes
  1. Pellow J, Nolte A, Temane A, Solomon EM. Health supplements for allergic rhinitis: A mixed-methods systematic review. Complement Ther Med. juni 2020;51:102425. 
  2. Bousquet J, Anto JM, Bachert C, Baiardini I, Bosnic-Anticevich S, Walter Canonica G, e.a. Allergic rhinitis. Nat Rev Dis Primer. december 2020;6(1):95. 
  3. Chauhan B, Gupta M, Chauhan K. Role of Antioxidants on the Clinical Outcome of Patients with Perennial Allergic Rhinitis. Allergy Rhinol. januari 2016;7(2):ar.2016.7.0163. 
  4. Seo JH, Kwon SO, Lee SY, Kim HY, Kwon JW, Kim BJ, e.a. Association of Antioxidants With Allergic Rhinitis in Children From Seoul. Allergy Asthma Immunol Res. 2013;5(2):81. 
  5. Dias MC, Pinto DCGA, Silva AMS. Plant Flavonoids: Chemical Characteristics and Biological Activity. Molecules. januari 2021;26(17):5377. 
  6. RIVM. Hoe schoon is onze lucht? Ook benieuwd naar het antwoord? [Internet]. Hoe schoon is onze lucht? [geciteerd 21 april 2022]. Beschikbaar op: http://rivm.nl/media/milieu-en-leefomgeving/Luchtkwaliteit/ 
  7. Vieths S, Scheurer S, Ballmer-Weber B. Current understanding of cross-reactivity of food allergens and pollen. Ann N Y Acad Sci. mei 2002;964:47–68.