28 de junio de 2022

Diferentes formas de vitamina C: la diferencia entre el ascorbato y el ácido ascórbico

Es probable que haya notado que hay dos nombres diferentes para la vitamina C
Es probable que haya notado que hay dos nombres diferentes para la vitamina C: ácido ascórbico y ascorbato. Con este artículo, queremos orientarle sobre esta terminología para que pueda elegir con fundamento y con el debido conocimiento entre las distintas formas de suplementación.

 

¿En qué se diferencian el ácido ascórbico y el ascorbato? 

En la alimentación, la vitamina C se presenta en las siguientes dos formas: en ácido ascórbico y en ácido dehidroascórbico (la forma oxidada del ácido ascórbico). El nombre de ácido ascórbico se suele usar como sinónimo de la vitamina C que se obtiene de forma natural.

La vitamina C, o ácido ascórbico, cumple muchas funciones esenciales en nuestro organismo. El ácido ascórbico contribuye al funcionamiento normal del sistema inmunitario El ácido ascórbico contribuye al funcionamiento normal del sistema nervioso El ácido ascórbico contribuye al metabolismo energético normal El ácido ascórbico contribuye a la protección de las células frente al daño oxidativo El ácido ascórbico contribuye a la formación normal de colágeno para el funcionamiento normal de los huesos, cartílagos, dientes, encías y vasos sanguíneos El ácido ascórbico mejora la absorción del hierro. Consulte más información sobre la vitamina C en la alimentación y cómo detectar un déficit de la misma aquí.

Aumentar la ingesta de vitamina C 

No cabe la menor duda de que el ácido ascórbico es una vitamina importante y que nos gustaría obtenerla y absorberla a través de nuestra dieta en cantidades suficientes. Sin embargo, si queremos optimizar o aumentar nuestra ingesta de vitamina C, conviene saber con qué sustancias se encuentra combinado este ácido ascórbico de forma natural.

Lo cierto es que, como humanos, nunca ingerimos ácido ascórbico puro. El ácido ascórbico siempre forma parte de una dieta saludable en la que se combina en todo momento con diferentes minerales y flavonoides. Esto también resulta muy conveniente, ya que el ácido ascórbico es tan ácido que puede irritar el estómago y los dientes si se toma por separado.

 

El ácido ascórbico unido a los minerales se denomina ascorbato 

Consulte más información sobre la vitamina C en la monografía de nuestro colaborador científico Natura Foundation aquí.

Los minerales y los bioflavonoides hacen que la vitamina C se vuelva menos ácida y más absorbible

Los ascorbatos minerales como el ascorbato de zinc, el ascorbato de potasio, el ascorbato de calcio y el ascorbato de magnesio se utilizan a menudo en los suplementos. Estas son sales que también se conocen como formas "desacidificadas" de vitamina C.

Los ascorbatos minerales no contienen ácido ascórbico puro, por lo que son menos agresivos para la mucosa del estómago y para los dientes. Además, son idóneos en caso de dosis altas de vitamina C.

A la hora de administrar altas dosis de ascorbatos minerales, también hay que tener en cuenta la dosis del mineral en cuestión. Cuando, por ejemplo, se elige un ascorbato de sodio o un ascorbato de calcio y se toman en dosis elevadas por consejo de su médico para, entre otras cosas, combatir una infección vírica, el contenido de sodio o de calcio podría resultar excesivo.

Por lo tanto, es conveniente elegir un ascorbato mineral que mezcle minerales o uno de un mineral que no suele estar demasiado presente en la dieta y que, por ello, se debería suplementar, como ocurre en el caso del magnesio o del zinc.

Muchas frutas y verduras ricas en vitamina C también contienen bioflavonoides además de minerales. Por lo que, si queremos tomar la vitamina C tal y como se encuentra en los alimentos, debemos combinarla también con la ingesta de bioflavonoides.

Los bioflavonoides son polifenoles y están asociados con diversos efectos sobre la salud. Poseen actividad antioxidante y protegen contra el estrés oxidativo. Debido a que, a menudo, se producen de forma natural en la alimentación, existe una firme sospecha de que se influyen mutuamente en sus efectos. Por ese motivo, los bioflavonoides también se añaden a los suplementos de vitamina C.

Formas de suplementos de vitamina C 

Los suplementos pueden diferir mucho en su composición.
El ácido ascórbico es la forma de vitamina C más estudiada por los investigadores y se encuentra de forma natural en nuestra dieta. El ácido ascórbico, como su nombre indica, es un ácido y, por lo tanto, puede causar problemas en los dientes y en el estómago en dosis elevadas. Con el uso intensivo (dosis altas o uso prolongado), se aconseja elegir una forma desacidificada de la vitamina C.

Un complejo de ascorbato es un enlace de ácido ascórbico con un mineral. Estos complejos de ascorbato mineral también se conocen como vitamina C tamponada, pues el enlace se desacidifica. Esto hace que los ascorbatos minerales sean más suaves con el estómago y los dientes. Además, los ascorbatos minerales también proporcionan una pequeña cantidad de minerales que trabajan de forma sinérgica con la vitamina C.

Consulte más información sobre cuándo y cómo tomar suplementos de vitamina C aquí.