Noticias

Lunes 8 Julio 2019

El arándano reduce el riesgo de cardiopatía en caso de síndrome metabólico

150 gramos de arándanos al día reducen hasta un 15% el riesgo de enfermedad cardiovascular entre las personas que sufren síndrome metabólico. Media ración no tuvo este efecto, según este ensayo de larga duración. Los investigadores recomiendan que las personas de los grupos de riesgo tomen cada día una buena ración.

 

Estudios anteriores ya habían demostrado que las personas que comen arándanos con regularidad tienen menos probabilidad de desarrollar diabetes tipo 2 y enfermedades cardiovasculares. Supuestamente, esto sucede porque contienen muchas antocianinas, un tipo determinado de flavonoides, que son las responsables del color azul de este fruto. Los flavonoides tienen, entre otros, un efecto antioxidante (puede leer más al respecto al final de este artículo).

 

En este estudio de la Universidad de Anglia del Este resultó que una ración diaria de 150 gramos de arándanos reducía un 15% el riesgo de sufrir cardiovasculopatías entre personas con síndrome metabólico. Media ración de 75 gramos resultó ser insuficiente para obtener estos resultados. El estudio está publicado American Journal of Clinical Nutrition [1].

 

Los cambios en la dieta y el estilo de vida también ayudan

El síndrome metabólico es una afección que padecen aproximadamente un tercio de los adultos occidentales. Se caracteriza por al menos tres de los siguientes factores de riesgo: hipertensión, exceso de grasa abdominal, hiperglucemia, poco HDL (el colesterol bueno) y muchos triglicéridos en la sangre.

 

Un investigador lo explica: "El síndrome metabólico aumenta significativamente el riesgo de sufrir patologías cardiacas, ictus y diabetes, y muchas veces se recetan estatinas y otros medicamentos para reducir estos riesgos. Sin embargo, es comúnmente sabido que también pueden ayudar los cambios en el estilo de vida, incluso las modificaciones simples en las elecciones alimentarias" [2].

 

Mejora de la función vascular

El equipo investigó los efectos de comer arándanos entre 138 personas con sobrepeso u obesidad y síndrome metabólico, con edades comprendidas entre los 50 y los 75 años. El estudio duró seis meses, y es el ensayo de su clase de mayor duración. Se examinaron las ventajas de comer 150 gramos en comparación con media ración. Los participantes recibieron arándanos liofilizados. Un grupo placebo recibió una alternativa coloreada de violeta.

 

Según un investigador: "Vimos que comer 150 gramos de arándanos al día producía mejoras duraderas en la función vascular y la rigidez arterial, lo que redujo el riesgo de cardiovasculopatías entre un 12% y un 15%. El mensaje sencillo y asequible es comer 150 gramos de arándanos al día para mejorar la salud cardiovascular".

 

Media ración no aporta ventajas

Inesperadamente, el estudio reveló que comer media ración al día no aportaba ninguna ventaja, al contrario de lo que esperaban los investigadores, que ahora suponen que para lograr los beneficios para el corazón en personas con sobrepeso y síndrome metabólico hace falta una ingesta diaria más elevada que en la población general.

 

El equipo investigador aconseja añadir a la dieta grandes cantidades de arándanos y otros tipos de bayas para reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular. Y lo mismo puede aplicarse a las personas fuera de los grupos de riesgo.

 

¿Cuáles son las diferencias entre el arándano y el arándano azul?

El arándano azul (Vaccinium corymbosum) es el arándano comercial que encontramos en nuestros supermercados. Se trata de una versión cultivada del mirtilo que en su día fue importado de América del Norte (Vaccinium myrtillus, que aún se sigue recogiendo allí a mano). No queda claro qué especie es la utilizada en el mencionado estudio de la Universidad de Anglia del Este. Lo que sí es cierto es que dos estudios que han servido de base para este utilizaron un arándano silvestre (Vaccinium angustifolium) procedente de Canadá. Este se recoge en parte a mano, pero también es cultivado comercialmente. Un estudio utilizó el arándano azul (corymbosum). Por tanto, la conclusión es que se usan bastante mezclados.

 

De hecho, para saber qué baya es más sana lo más importante es el contenido de cada especie en las sustancias saludables, antocianinas. En este estudio se comparan las antocianinas de los frutos maduros de diferentes especies de Vaccinium, lo cual reveló una considerable variación entre especies [5]. El mayor contenido de antocianinas se halló en el mirtilo (Vaccinium myrtillus).

 

Las versiones cultivadas comercialmente que crecen en arbustos bajos tenían aproximadamente un 43% menos de antocianinas que este tipo de arándano. El contenido bajaba aún más, hasta un 30% menos, en los arbustos comerciales. No obstante, los investigadores creen que estas diferencias en los niveles de antocianinas detectados no influyen en su capacidad antioxidante. Dicho de otro modo: para beneficiarse de los efectos saludables del arándano (azul o no), su cliente puede comprar sin problemas un envase de arándanos (azules) del supermercado, eso sí, de cultivo ecológico.

 

Fuentes

[1] Peter J Curtis et al., Blueberries improve biomarkers of cardiometabolic function in participants with metabolic syndrome—results from a 6-month, double-blind, randomized controlled trial, The American Journal of Clinical Nutrition (2018). DOI: 10.1093/ajcn/nqy380

[2] https://medicalxpress.com/news/2019-05-blueberries-day-heart-health.html

[3] Kalt, W. et al., Anthocyanin content and profile within and among blueberry species, Canadian Journal of Plant Science, 1999, 79(4): 617-623, https://doi.org/10.4141/P99-009