Noticias

Lunes 11 Noviembre 2019

Vitamina D: producción y absorción

El cuerpo produce vitamina D a partir de la luz del sol, pero también la alimentación y la suplementación son una fuente importante. ¿Cómo fabrica la piel vitamina D? ¿Qué alimentos son ricos en vitamina D? ¿Cómo se absorbe la vitamina D en el cuerpo? ¿Y cuándo es verdaderamente necesario suplementar? 

La vitamina D tiene un gran papel en muchos procesos de nuestro organismo. Así, es importante para el funcionamiento normal de los músculos, ayuda a conservar la resistencia de los dientes, refuerza nuestras defensas y contribuye a mantener fuertes los huesos. Existen cinco formas (de la D1 a la D5), pero solo dos son relevantes desde un punto de vista fisiológico, a saber, la D2 y la D3. La D3 es más potente y efectiva que la D2

 

Síntesis de vitamina D a partir de luz solar

En realidad, podemos decir que la vitamina D es más bien una sustancia hormonal, porque podemos fabricarla nosotros mismos sin la influencia de la radiación ultravioleta (UVB) de la luz solar. Cuando nos da el sol en la piel, esta es capaz de producir provitamina D a partir de un metabolito del colesterol (7-dehidrocolesterol), y con ella se fabrica después el colecalciferol (vitamina D3). 

Cuando la exposición a la radiación UVB del sol es suficiente, la producción propia es varias veces mayor que la cantidad que se puede absorber a través de la alimentación. Sin embargo, todo aquello que influye en la cantidad de radiación UV que penetra en la piel repercute también sobre la producción cutánea de vitamina D y, así, en los niveles generales de este nutriente. Como muestra cabe mencionar el índice UV (que tiene que ser 3 como mínimo), el estado de la piel y el comportamiento con respecto al sol. Así, por ejemplo, la piel no puede fabricar vitamina D si está untada con un bronceador de factor 15 o superior. 

 

Fuentes alimentarias

La vitamina D2, el ergocalciferol, está presente por naturaleza en los alimentos vegetales y en los hongos (como setas, levaduras y quesos). La vitamina D3, el colecalciferol, se encuentra en alimentos de origen animal, como el pescado azul, el aceite de hígado de pescado y los huevos. Esta forma es la misma que se produce en la piel al exponerse a la radiación ultravioleta. 

La D3 es más eficiente que la D2 a la hora de elevar los niveles de vitamina D (Tripkovic 2012).

 

Activación por hidroxilación

Tras su síntesis en la piel, el colecalciferol (D3) se une a la llamada proteína transportadora de vitamina D y es conducida al hígado a través de la sangre. Las vitaminas D2 y D3 procedentes de los alimentos son transportadas principalmente por quilomicrones (lipoproteínas) tras su absorción, por lo que llegan al hígado viajando por el sistema linfático. El hígado es el principal lugar de almacenaje de colecalciferol y ergocalciferol, pero también se guardan en los tejidos graso y muscular. 

 

Antes de que la vitamina D pueda realizar su función fisiológica, primero debe ser activada. Esta activación se produce en dos pasos (dos reacciones de hidroxilación): 

 

Paso 1: formación de calcidiol

Sobre todo en el hígado, pero también en otra serie de tejidos del cuerpo, las vitaminas D2 y D3 son hidroxiladas en la posición 25. Como resultado, se genera calcidiol (25-hidroxivitamina D). El calcidiol solamente tiene una actividad biológica menor, pero como la vitamina D en esta forma es la más frecuente en la circulación sanguínea, el calcidiol se suele utilizar como indicador para medir el nivel de vitamina D (Volmer 2015, Willett 2013).

 

Paso 2: formación de calcitriol

A continuación, el calcidiol es transportado a los riñones, donde finalmente tiene lugar el siguiente paso de la hidroxilación y se forma la hormona activa calcitriol (1-alfa,25-dihidroxicolecalciferol). La formación de calcitriol es estimulada por la parathormona, así como por niveles bajos de fósforo en la sangre. La activación es inhibida por altas concentraciones sanguíneas de calcio o calcitriol y por la hormona FGF23 (factor de crecimiento fibroblástico 23). Este segundo paso tiene lugar sobre todo en los riñones, pero también en la piel, la paratiroides, la mama, el intestino grueso y la próstata, así como en células del sistema inmune y de los huesos (Bikle 2014).

 

Este esquema es un buen resumen de lo anterior: 

Esencial si no hay suficiente sol

El cuerpo posee una gran capacidad de fabricación, pero cuando la exposición al sol es insuficiente, la vitamina D se convierte en un nutriente esencial. Es entonces cuando se vuelve especialmente importante ingerir lo bastante a través de la alimentación o los complementos. Puede ordenar un análisis del nivel de vitamina D de su cliente y, basándose en él, recomendar un suplemento en caso necesario. Puede encontrar más información en nuestra web: https://www.bonusan.com/nl/bloedwaardencheck/. Recomiende preferiblemente D3 en una matriz grasa en forma de cápsulas blandas o gotas. Ello estimula su absorción en la sangre, porque la vitamina D es liposoluble. 

 

¿Quiere leer más acerca de la vitamina D? Visite la web de nuestro colaborador científico Natura Foundation. 

 

Fuentes 

Bikle, D. D., Vitamin D Metabolism, Mechanism of Action, and Clinical Applications. Chemistry & Biology, 2014, 21(3), 319–329. https://doi.org/10.1016/j. chembiol.2013.12.016 

 

Tripkovic, L., et al., Comparison of vitamin D2 and vitamin D3 supplementation in raising serum 25-hydroxyvitamin D status: A systematic review and meta-analysis. The American Journal of Clinical Nutrition, 2012, 95(6), 1357–1364. https://doi. org/10.3945/ajcn.111.031070 

 

Volmer, D. A., et al., Analysis of vitamin D metabolic markers by mass spectrometry: Current techniques, limitations of the “gold standard” method, and anticipated future directions: MEASURING VITAMIN D METABOLIC MARKERS BY MASS SPECTROMETRY. Mass Spectrometry Reviews, 2015, 34(1), 2–23. https://doi. org/10.1002/mas.21408

 

Willett, W., Nutritional Epidemiology (derde druk, 2013), New York, Oxford University Press