Noticias

Viernes 11 Octubre 2019

Confirmada la relación entre la celiaquía y el gluten

Cuanto más gluten contiene el menú, mayor es el riesgo de desarrollar celiaquía. Esta relación ha sido demostrada en un estudio a gran escala entre más de 6.600 niños de 0 a 5 años con una predisposición genética para la enfermedad. Una sola rebanada de pan ya aumentaba el riesgo.

 

Las personas con celiaquía (intolerancia al gluten) no toleran esta sustancia. Explicado de forma resumida, hace que se les inflame el epitelio intestinal, con todas las desagradables consecuencias que esto acarrea. Este estudio de la Universidad de Lund ha confirmado que el riesgo de desarrollar celiaquía va ligado a la cantidad de gluten que comen los niños con predisposición genética. Se trata de un estudio observacional, por lo que no puede demostrar una relación causal. Los resultados han sido presentados en JAMA [1].

 

Investigados niños entre 0 y 5 años
En total, 6.605 niños de Suecia, Finlandia, Alemania y Estados Unidos fueron seguidos desde su nacimiento hasta los 5 años. Todos ellos eran participantes de The Environmental Determinants of Diabetes in the Young (TEDDY), un estudio observacional cuyo objetivo es conocer los factores ambientales que pueden acabar produciendo diabetes tipo 1 y celiaquía. Todos los niños del estudio eran portadores de antígenos que se suelen relacionar, entre otros, con la celiaquía.

 

Riesgo aumentado con tan solo una rebanada de pan
De los 6.605 niños observados, 1.216 (18%) desarrollaron un estadio previo de la celiaquía. Esto se midió a través del contenido de transglutaminasa en la sangre. 447 niños (7%) contrajeron efectivamente celiaquía, diagnóstico que se confirmó mediante análisis del intestino. La incidencia fue máxima especialmente entre los 2 y los 3 años de edad.

El riesgo aumentado se detectaba incluso con una pequeña cantidad de gluten, en concreto, con una ingesta diaria de 2 gramos, es decir, el equivalente a una rebanada de pan blanco: "Una ingesta diaria de gluten de más de 2 gramos estaba asociada a un 75% más de riesgo de desarrollar celiaquía en comparación con los niños que comían menos de 2 gramos", explica un investigador [2].

Y añade que estos resultados confirman otros anteriores de un pequeño estudio piloto que realizó el mismo grupo de investigación en 2016 [3]. En aquella ocasión solo participaron niños suecos, y fueron seguidos durante menos tiempo.
 

¿Adaptar las recomendaciones?
Los investigadores se muestran cautos a la hora de aconsejar a las autoridades alimentarias nacionales que adapten sus recomendaciones sobre la ingesta de gluten. Un investigador señala que la mayoría del grupo con alto riesgo de celiaquía no desarrolló la enfermedad: "Por eso hay que pensárselo bien antes de dar un consejo en relación con un patrón alimenticio especial o una restricción de alimentos".

 

Nuestra visión sobre la dieta sin gluten
Así pues, los investigadores son precavidos en sus recomendaciones a raíz de los resultados del estudio. Nosotros queremos aportar nuestra visión sobre si comer o no gluten. En primer lugar, se puede afirmar que, desde el punto de vista evolutivo, no somos comedores de cereales. Este tipo de alimento no ha tenido cabida en nuestra dieta hasta hace 10.000 años, cuando se produjo la revolución agrícola. Partiendo de esta idea, no puede decirse que los cereales sean verdadera "comida humana".

 

Pero no son solo consideraciones evolutivas las que influyen a la hora de dejar de comer gluten. El gluten de los cereales contiene un componente proteico, la gliadina, que, entre otras cosas, activa la producción de zonulina. Esta abre las uniones estrechas del intestino, lo cual puede volverlo permeable. De este modo, la gliadina y otras sustancias indeseadas pueden llegar directamente al torrente sanguíneo. Como es lógico, el sistema inmune reacciona, con la posible consecuencia a largo plazo de una inflamación de bajo grado.

 

¿Es conveniente para todo el mundo comer sin gluten? Oficialmente, solo el 1% de las personas padecen celiaquía [4]. Estas deben evitar el gluten sea como sea. Además, muchas personas refieren sufrir sensibilidad al gluten: la llamada sensibilidad al gluten no celíaca (SGNC). Se trata de una enfermedad que ya se ha reconocido [5]. Con ella, las personas no tienen una celiaquía demostrable, pero cuando evitan los productos que contienen gluten se reducen sus síntomas, como dolor abdominal, diarrea, estreñimiento o fatiga crónica. No se sabe a ciencia cierta cuánta gente padece de SGNC, y es una patología difícil de diagnosticar. Para nuestra consulta terapéutica probablemente sea mejor dejar que nuestros clientes vivan por sí mismos lo que una dieta sin gluten puede significar.

 

Fuentes

[1] Aronsson C.A. et al, Association of Gluten Intake During the First 5 Years of Life With Incidence of Celiac Disease Autoimmunity and Celiac Disease Among Children at Increased Risk, Lund University, JAMA (2019).  DOI: 10.1001/jama.2019.10329

[2] https://medicalxpress.com/news/2019-08-association-coeliac-disease-gluten-intake.html

[3] https://www.lunduniversity.lu.se/article/new-research-delimits-the-possible-causes-of-celiac-disease

[4] https://www.voedingscentrum.nl/encyclopedie/coeliakie.aspx en https://www.voedingscentrum.nl/encyclopedie/glutensensitiviteit.aspx