Noticias

Lunes 15 Octubre 2018

El mindfulness reduce la sensación de dolor

Las personas que son "mindful" por naturaleza experimentan menos dolor que las demás. Escáneres cerebrales demuestran que en ellas están menos activas las zonas del cerebro implicadas en el dolor. Entrenar la meditación puede ayudar a aumentar el estado de mindfulness.

 

De forma resumida, ser mindful significa ser consciente del momento actual y no reaccionar automáticamente a toda clase de estímulos (dolorosos). En su lugar, se viven sin una reacción emocional excesiva y a continuación se les deja marchar. Algunas personas tienen un carácter más mindful que otras, lo cual probablemente les ayude a sentir menos dolor, según un estudio de la Wake Forest School of Medicine. Una prepublicación de este estudio ha aparecido en la revista Pain [1].

 

En una investigación anterior de los mismos científicos ya se había visto que practicar mindfulness tiene un efecto analgésico mayor que los métodos placebo de lucha contra el dolor [2]. En esta continuación del estudio los investigadores querían saber si se podía asociar un nivel innato de mindfulness a una menor sensibilidad al dolor, además de identificar las zonas de cerebro implicadas.

 

El estímulo doloroso activa zonas del cerebro específicas

En el estudio participaron 76 voluntarios sanos que nunca antes habían meditado. Para saber lo mindful que eran por naturaleza, rellenaron un cuestionario clínico, el Freiburg Mindfulness Inventory. A continuación se les administró un estímulo doloroso de 49 °C mientras se les escaneaba el cerebro por resonancia magnética funcional (con la cual se determina el lugar de la actividad cerebral).

 

Los escáneres revelaron que durante el estímulo doloroso una zona del cerebro determinada, el córtex del cíngulo posterior, estaba menos activa en las personas mindful, mientras que en el resto de los participantes se daba precisamente una mayor actividad en este lugar. Además, refirieron más dolor que el grupo mindful.

 

Menos enredados en la vivencia dolorosa

El córtex del cíngulo posterior es un nodo nervioso central  de nuestra red neuronal por defecto (RND), una red de zonas cerebrales que se extiende hasta el córtex prefrontal medial y que está implicada en el procesamiento de las sensaciones (dolorosas). La RND se apaga en cuanto alguien se activa. Entonces el cerebro asigna la información a otras áreas neuronales del cerebro. La red se vuelve a reactivar cuando alguien vuelve a los pensamientos, sensaciones y emociones relacionados con uno mismo.

 

"Los resultados de nuestra investigación demuestran que las personas mindful parecen enredarse menos en la experiencia dolorosa, lo que parece relacionarse con una menor referencia de dolor por parte de estos participantes", concluyen los investigadores.

 

Entrenar la meditación es aconsejable

Para las personas que no son mindful por naturaleza, los investigadores terminan con una nota esperanzadora: "Sobre la base de estudios anteriores sabemos que entrenar la meditación puede aumentar el mindfulness en un plazo razonablemente corto. Por consiguiente, esta podría ser una manera eficaz de aliviar el dolor de millones de personas que padecen dolor crónico".

 

Fuentes

[1] Prepublicación en la revista Pain, https://medicalxpress.com/news/2018-09-mindful-people-pain-mri-imaging.html

 

[2] Fadel Zeidan, Nichole M. Emerson, Suzan R. Farris, Jenna N. Ray, Youngkyoo Jung, John G. McHaffie, and Robert C. Coghill, Mindfulness Meditation-Based Pain Relief Employs Different Neural Mechanisms Than Placebo and Sham Mindfulness Meditation-Induced Analgesia, The Journal of Neuroscience, 18 November 2015, 35(46): 15307-15325.