Noticias

Lunes 14 Septiembre 2020

Ácidos grasos: ¿por qué y de qué forma tomarlos?

Las grasas forman parte de una dieta saludable, son una fuente de energía y también son componentes fundamentales de nuestro cuerpo. Por ejemplo, los ácidos grasos forman parte de diversas hormonas, así como de las membranas celulares y los sistemas de comunicación. ¿Pero qué ácidos grasos son realmente importantes? ¿Y a qué debe prestar atención cuando elija suplementos?

Por qué tomar ácidos grasos

Son necesarios diferentes tipos de ácidos grasos para que nuestro cuerpo funcione de forma óptima. Distinguimos entre ácidos grasos esenciales y no esenciales. Los ácidos grasos esenciales son los ácidos grasos que nuestro cuerpo no produce por sí mismo y que, por lo tanto, necesitamos ingerir a través de la comida. Los ácidos grasos no esenciales puede producirlos el propio cuerpo.

Dentro de los ácidos grasos esenciales podemos distinguir entre los ácidos grasos omega-3 y los omega-6. El ácido graso esencial omega-6 ácido linoleico (LA) es el más común en nuestra dieta occidental: se puede encontrar en las grasas y aceites vegetales y en la carne, entre otros alimentos. El ácido graso esencial omega-3, ácido alfa-linolénico (ALA), se encuentra en la linaza, las nueces y el aceite de colza, entre otras fuentes. A partir del LA nuestro cuerpo puede producir ácido gamma linolénico (GLA) y ácido araquidónico (AA). A partir del ALA el cuerpo puede generar ácido eicosapentaenoico (EPA) y ácido docosahexaenoico (DHA). Los ácidos grasos omega-3, incluidos el EPA y el DHA, se encuentran de forma natural en productos del mar como el pescado azul, el krill o las algas. La proporción de ácidos grasos de omega-3 y omega-6 en nuestra dieta debería estar entre 1:1 y 1:5. Con nuestra dieta actual vemos que la proporción es más bien alrededor de 1:15 a 1:20 o incluso mayor. Para que haya un buen equilibrio entre ácidos grasos omega-3 y omega-6, puede ser buena idea complementar los ácidos grasos omega-3 diariamente.

Metabolismo de los ácidos grasos esenciales

La mayoría de los ácidos grasos esenciales no actúan directamente en el cuerpo, sino que son convertidos por las enzimas en metabolitos que se utilizan, por ejemplo, para crear hormonas, sustancias propias del sistema inmune y moléculas que ayudan a mantener el nivel de colesterol. Para la conversión de los ácidos grasos omega-3 y omega-6 se utilizan las mismas enzimas, por lo que los ácidos grasos compiten por estas. Las enzimas responsables de los pasos que determinan la velocidad (el paso más lento de la reacción) son la delta-6-desaturasa y la elongasa.

Una alta ingesta de ácidos grasos omega-6 asegura que en el 95-99,5 % de los casos las enzimas se utilicen para la conversión de ácidos grasos omega-6, a expensas de la conversión de los ácidos grasos omega-3. Por lo tanto, los ácidos grasos no se transforman en la misma medida en sus respectivos metabolitos. Cuanto más descendemos en la cadena de conversión, menos metabolitos se forman. Para evitar esta difícil conversión, al menos en parte, también podemos comer ácidos grasos que ya estén más abajo en la cadena de conversión, a saber, ácidos grasos omega-3 EPA y DHA y el ácido graso omega-6 GLA, en lugar de ALA o LA. De los peces grasos, del krill o de las algas, extraemos directamente los ácidos grasos EPA y DHA y de los aceites de semillas vegetales, como el aceite de onagra, el aceite de borraja, el aceite de grosella negra y el aceite de semillas de cáñamo, obtenemos el GLA. Por cierto: el ácido graso omega-3 DHA puede ser convertido, según se requiera, en el EPA menos complejo de nuestro cuerpo .

Beneficios para la salud de los ácidos grasos

Una ingesta diaria de 250 mg de EPA y DHA es buena para el corazón. Una ingesta diaria de 250 mg de DHA ayuda a mantener una función cerebral y una visión normales.

En qué forma tomarlos

Hay un amplio abanico de diferentes tipos y formas de ácidos grasos. ¿Cómo saber en qué fijarse? Hay varios puntos importantes:

  • la forma en que se presentan los ácidos grasos: el EPA y el DHA se encuentran en la naturaleza en forma de triglicéridos en pescados y algas y en forma de fosfolípidos en el krill. La forma de éster etílico que se observa a menudo en los suplementos de ácidos grasos no es la forma en que los ácidos grasos se dan en la naturaleza, razón por la que el cuerpo podría absorberlos menos. Lea aquí más sobre la diferencia entre los triglicéridos y los ésteres etílicos.
  • la frescura del producto: es importante que el producto tenga un valor TOTOX de partida bajo. Leer más sobre el índice TOTOX La adición de tocoferoles naturales mezclados (vitamina E) previene la oxidación y mantiene los ácidos grasos estables y de alta calidad. Cuanto más fresco es el aceite, más brillante es el color y menos olor tiene. Además, el aceite fresco no provoca reflujo.
  • Sostenibilidad: Los productos a base de ácidos grasos con la etiqueta del MSC se fabrican de forma sostenible. El pescado proviene de una pesquería certificada independientemente según los requisitos exigidos por el MSC para considerar una pesquería bien gestionada y sostenible. De esa manera se certifica que todo el proceso es sostenible, desde la captura hasta la producción del suplemento alimenticio.

 

Estas características generales se aplican a todos los productos a base de ácidos grasos. ¿Pero en qué forma son adecuados los ácidos grasos para usted y para su paciente?

¿Aceite de pescado, aceite de krill o aceite de algas?

Aceite de pescado

El aceite de pescado es más adecuado como suplemento básico para quienes ya coman pescado. El aceite de pescado contiene grasas saludables que complementan las exigencias diarias de omega-3. El aceite de pescado contiene ácidos grasos omega-3 en la forma natural de triglicéridos para una absorción óptima. Un buen suplemento básico de aceite de pescado contiene aceite de pescado en una proporción de 3:2 (EPA:DHA). También hay suplementos con niveles más altos de EPA o DHA para complementar fácilmente el consumo diario recomendado de ácidos grasos específicos. Puede ver nuestros suplementos  aquí

Aceite de krill

Además del aceite de pescado, también puede elegir aceite de krill. El aceite de krill es una fuente de ácidos grasos omega-3 EPA y DHA en forma de fosfolípidos. Aunque hay menos EPA y DHA presentes en el aceite de krill, la estructura especial de los fosfolípidos asegura que los ácidos grasos sean seis veces más absorbibles. Debido a esto, el aceite de krill ayuda a aumentar fácilmente la ingesta diaria de ácidos grasos omega-3. El krill está en la parte inferior de la cadena alimenticia, por lo que es naturalmente pobre en metales pesados, PCB y otros contaminantes. Esto reduce el número de pasos de procesamiento necesarios para purificar el aceite. El producto se puede encontrar aquí. 

Aceite de algas

Para los vegetarianos, los veganos, o las personas que prefieren no comer pescado, existen las algas. Las algas proporcionan una fuente vegetal del ácido graso omega-3 DHA. El aceite de algas es una elección consciente, completamente vegetal y con una baja huella de CO2. Encontrará el producto aquí.

 

Productos especiales

Además de los productos destinados a reponer el mínimo de ácidos grasos esenciales,, hay otros que combinan lo mejor de los ácidos grasos con otros nutrientes sinérgicos. Por ejemplo, tenemos el SynOmega-3, una combinación sinérgica de DHA, colina y vitamina D en forma de emulsión para una fácil administración y mejor absorción, y el PrimOmega que, además de los ácidos grasos omega-3 del aceite de pescado, también contiene omega-6 GLA vegetal, por lo que complementa todo el espectro de ácidos grasos. El aceite de hígado de bacalao Forte MSC en cápsulas blandas fáciles de tragar es el sustituto perfecto de la anticuada y poco apetitosa cucharada de aceite de hígado de bacalao. El aceite de hígado de bacalao Forte MSC proporciona la valiosa combinación de ácidos grasos omega-3 del aceite de pescado, vitamina A y vitamina D3.

Conocimiento a través de la práctica

Un suplemento de ácidos grasos puede ser la solución para lograr un equilibrio saludable entre ácidos grasos omega-3 y omega-6 en la dieta. El tipo de suplementación depende de las necesidades del paciente Así, el omega-3 MSC es muy adecuado para una suplementación básica, pero los específicos pueden ser la solución si hay necesidad de aumentar el EPA, DHA o GLA, por ejemplo. La gama de ácidos grasos Bonusan es rica en ácidos grasos omega-3 EPA y DHA, tiene un bajo valor TOTOX y lleva la marca de calidad del MSC. Por lo tanto, los ácidos grasos Bonusan son una opción saludable y, a la vez, sostenible.