Noticias

Viernes 17 Enero 2020

Las frutas y verduras tienen efecto antiestrés

 

Las frutas y verduras pueden mejorar el estado de ánimo en solo dos semanas. ¿Pero perdura a largo plazo este efecto? En un estudio realizado entre 60.000 personas australianas se observó la relación entre el consumo de frutas y verduras y el estrés a lo largo de cuatro años.

 

En un estudio realizado con un grupo muy grande de australianos se observó durante un periodo prolongado el consumo de frutas y verduras y su efecto sobre el estrés mental.

 

60.000 participantes

Científicos de la Universidad de Sídney (Australia) investigaron el consumo de frutas y verduras de 60.000 personas australianas a partir de 45 años. Las mediciones se realizaron entre 2006 y 2008 y, a continuación, otra vez en 2010. Además, se pidió a los participantes que llevaran un diario de sus niveles de estrés y grados de tristeza según la escala de Kessler de malestar psicológico, ampliamente validada.

 

En los resultados se vio que los participantes que comían entre 3 y 4 raciones de verduras al día tenían un 12% menos de riesgo de padecer estrés que aquellos que no lo hacían. Si se comían entre 2 y 3 raciones más, se llegaba al 14%.

 

Menos estresadas, sobre todo las mujeres

Resultó que comer frutas y verduras reportaba más beneficios a las mujeres que a los hombres. Las mujeres que comían entre 3 y 4 raciones tenían un 18% menos de riesgo de estrés, mientras que con solo dos raciones ya se llegaba al 16%. Las mujeres que comían entre 5 y 7 raciones tenían incluso un 23% menos de riesgo de estrés.

 

"El estudio demuestra que con un consumo moderado de fruta y verduras ya disminuye significativamente el riesgo de estrés psíquico", afirman los investigadores. "También demuestra que una ingesta moderada solo de verduras está asociada a menor estrés psíquico. Sin embargo, la misma ingesta solamente de fruta no supuso ninguna ventaja significativa".

 

Estudio "45 and up"

Los resultados proceden de la investigación a gran escala "45 and up", en la que participaron en total más de 250.000 australianos. Es el estudio sobre envejecimiento sano más grande que se ha llevado a cabo en el hemisferio sur.

 

"Al seguir a un grupo tan grande durante mucho tiempo, disponemos de una enorme fuente de información sobre cómo envejecen los australianos. Así no solo podemos dar respuesta a preguntas importantes sobre salud y calidad de vida, sino también conseguir un mayor control sobre la salud y mejorar la prevención de enfermedades como las cardiopatías, la depresión, la obesidad y la diabetes".

 

Fuente

Binh Nguyen, Ding Ding, Seema Mihrshahi , Fruit and vegetable consumption and psychological distress: cross-sectional and longitudinal analyses based on a large Australian sample, BMJ Open, Vol. 7, Issue 3.