Noticias

Lunes 22 Julio 2019

La granada posiblemente combata el envejecimiento de las mitocondrias

Alrededor de los cincuenta años, nuestros músculos esqueléticos empiezan a perder fuerza y masa. Este ensayo clínico demuestra que un metabolito de la granada puede retrasar este proceso de envejecimiento mejorando el funcionamiento de las mitocondrias. Los resultados han sido publicados en Nature Metabolism.

 

La afirmación de que comer sano es la clave para vivir más tiempo puede parecer demasiado simple, pero aquí se ha confirmado mediante evidencia científica. La granada contiene elagitaninos. Cuando estas moléculas son descompuestas en el intestino, se convierten en un metabolito llamado urolitina A (UA). Además, otros tipos de fruta como las fresas y las nueces también contienen elagitaninos.


Los investigadores han descubierto que la UA puede retrasar el proceso de envejecimiento de las mitocondrias al restablecer su capacidad de reciclar las mitocondrias defectuosas, según un ensayo clínico de Amazantis, el Laboratory of Integrative Systems Physiology y el Instituto Suizo de Bioinformática. El estudio está publicado en Nature Metabolism [1].


La UA es el único metabolito conocido que tiene esta capacidad. En las personas jóvenes, este reciclaje de mitocondrias rotas se produce de forma natural. Pero, a medida que envejecemos, nuestro cuerpo pierde la capacidad de eliminar las mitocondrias disfuncionales, siendo una de las consecuencias la sarcopenia (pérdida de masa y fuerza muscular). El equipo investigador se ha concentrado en el retraso e incluso la reversión de este proceso de envejecimiento natural.


Planteamiento del estudio
Para que todos los participantes del estudio recibieran la misma dosis, los investigadores crearon una versión sintética de la UA. Sesenta personas mayores (todas ellas con vida sedentaria, pero por lo demás con buena salud) recibieron primero una dosis única de entre 250 y 2000 mg de UA. En este ensayo se vio que los participantes no presentaban efectos secundarios en comparación con el grupo de control al que se administró un placebo.


Después, los participantes fueron divididos en cuatro grupos y recibieron durante 28 días o bien un placebo, o bien una dosis diaria de 250, 500 o 1000 mg de UA. A continuación, los investigadores observaron la efectividad de la UA buscando biomarcadores celulares y mitocondriales en la sangre y el tejido muscular de los participantes. El resultado fue que la UA estimuló la biogénesis mitocondrial, un proceso por el que aumenta el número de mitocondrias en las células de la misma forma en que lo hace el ejercicio regular.


Los investigadores concluyen: "Estos resultados, que están basados en ensayos clínicos previos, demuestran cómo la UA puede suponer una gran diferencia para la salud humana" [2].


Mantenimiento de la capacidad mitocondrial
De este estudio se desprende que es recomendable introducir granadas en el menú con regularidad, así como fresas y nueces. Esto refuerza la producción de UA, lo que contribuye al mantenimiento de nuestra capacidad mitocondrial. Y este es un buen consejo relacionado con nuestro tema de este año, Los orígenes de la sinergia.


Fuentes

[1]  https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5545574/

[2] https://medicalxpress.com/news/2019-06-pomegranate-compound-anti-aging-effects-human.html