Noticias

Lunes 22 Julio 2019

Los gemelos univitelinos reaccionan de forma diferente a la misma comida

Cada persona tiene un metabolismo único, incluso los gemelos univitelinos. Es lo que se desprende de un estudio nutricional a gran escala de varias universidades. Lo llamativo es que la microbiota de los gemelos apenas es más parecida entre gemelos que entre individuos no emparentados. Esta investigación confirma la importancia de los consejos personalizados sobre alimentación y estilo de vida.

 

El Twins UK Study del King's College de Londres lleva 25 años investigando a 14.000 gemelos uni- y bivitelinos. El resultado son ya 700 publicaciones sobre las causas de un gran abanico de enfermedades y problemas de salud frecuentes. El estudio de los gemelos permite a los científicos distinguir la influencia de los genes (innata) de la del entorno y el estilo de vida (adquirida).


El King's College está colaborando en estos momentos, entre otros, con Harvard (EE. UU.), Lund (Suecia), Oxford (Gran Bretaña) y Standford (EE. UU.) en un estudio nutricional a gran escala: los estudios PREDICT. En ellos se investiga cómo reaccionan las personas a la alimentación para poder hacer predicciones acerca de la respuesta individual basándose, por ejemplo, en la composición de la microbiota intestinal y otras características personales.


Un primer estudio, PREDICT 1, ha sido finalizado recientemente, y los resultados provisionales fueron presentados en junio de 2019 durante un congreso de la American Society of Nutrition y la American Diabetes Association [1]. De este estudio con gemelos univitelinos se infiere que cada uno tenemos un metabolismo distinto, porque se ha demostrado que incluso ellos reaccionan de manera diferente a la misma alimentación. En esto influye no solo nuestro patrón alimentario, sino también nuestra microbiota y el estilo de vida [2]. 


Resumen de los resultados de PREDICT 1
Para el estudio, los científicos utilizaron datos del Twins UK Study. Durante dos semanas, se midió la reacción biológica a dietas específicas de 1.100 personas (60% de ellas, gemelas) de los EE. UU. y del Reino Unido. Los investigadores midieron la glucemia, la insulina y el nivel de grasas (triglicéridos) tras la ingesta de comidas estandarizadas o elegidas libremente. También se midieron el nivel de ejercicio, el ritmo de sueño y la diversidad de la microbiota intestinal. Los individuos también registraron su ingesta de comida, sensación de hambre y medicación en una aplicación para móvil. En el laboratorio se realizaron análisis de heces.


Los resultados mostraron una gran variación en la sangre con las mismas comidas, tanto si estas contenían carbohidratos como grasas. Así, algunos participantes presentaban un aumento rápido y prolongado de la glucemia y la insulina, lo que está relacionado con el aumento de peso y la diabetes. Otros, por el contrario, tenían altos niveles de grasas que permanecían en el torrente sanguíneo tras las comidas, lo que incrementa el riesgo de enfermedad cardiovascular.


Pero esta gran variación puede explicarse en parte por factores genéticos (menos del 50% para la glucosa, menos del 30% para la insulina y menos del 20% para los triglicéridos), y había solo una correlación débil entre la respuesta individual y la grasa y los carbohidratos.


También los gemelos univitelinos reaccionaron de forma diferente
Llamativamente, los gemelos univitelinos, que comparten sus genes y en buena parte su entorno, tuvieron reacciones distintas a dietas idénticas. Además, el estudio reveló que los gemelos univitelinos solo compartían un 37% de la microbiota, lo cual es solo un 2% más que entre individuos no emparentados.


Lo sorprendente es que la cantidad de grasa, proteínas o carbohidratos explicaba menos del 40% de la diferencia de respuesta a las comidas con la misma cantidad de calorías. Lo que sí importaba y mucho era en qué momento se tomaba una comida. En este aspecto se midieron grandes diferencias en la reacción a comidas iguales tomadas a diferentes horas.


Conclusión general
Los resultados de este estudio demuestran que las diferencias personales en el metabolismo se explican mediante diversos factores, y que no solo influye la composición de la comida, sino también la de la microbiota intestinal, el momento de las comidas y el patrón de vida.


Reacciones de algunos científicos implicados
El catedrático y epidemiólogo genético Tim Spector, de Twins UK, afirma que la gran escala de este proyecto científico permite que los investigadores puedan estudiar por primera vez una gran cantidad de datos alimentarios a nivel individual: "Los resultados demuestran sorprendentemente que todos reaccionamos a la comida de forma diferente". Califica de "verdadero shock" el ver que esto es así incluso entre gemelos idénticos [3].


El profesor Andrew Chan, de la Escuela de Medicina de Harvard, añade: "Es tranquilizador que nuestra composición genética solo determine en parte la manera en que reaccionamos a la comida. Esto subraya el hecho de que nuestro metabolismo no es inamovible, sino que lo podemos modificar. Posiblemente podamos configurar nuestro patrón alimenticio a la medida de nuestras bacterias intestinales, que nos ayudan a transformar los nutrientes" [3].


Desarrollo de tests caseros y una aplicación para móvil
Los datos de este estudio se utilizan para desarrollar un producto para consumidores, un test casero y una aplicación para móvil. Los científicos prevén que ayudarán a las personas a elegir la alimentación que se adecua a su metabolismo, mejorando así su salud a largo plazo y haciendo que les sea más fácil mantener un peso sano [1]. Para ellos, los investigadores están colaborando con ZOE, una empresa informática que desarrolla algoritmos a través de sistemas autodidactas que pueden hacer predicciones acerca de la reacción de una persona a la alimentación [2].


Tomar también en cuenta los aspectos psicológicos y sociales
Nard Clabbers, desarrollador de negocios sénior de nutrición personalizada en TNO, añade que el estudio de la alimentación personalizada también tiene que tener en cuenta aspectos psicológicos. Así, la recomendación debe estimular lo suficiente a las personas a modificar su comportamiento en relación con la comida: "En esencia, no solo tienes que conocer al consumidor desde un punto de vista biológico, sino también desde una perspectiva psicológica, para poder dar un consejo profesional", afirma [4].


Por último
Este artículo confirma nuestra visión sobre un tratamiento integral a nivel personal. Y es que la dieta, el ejercicio y el estilo de vida ya no se pueden considerar independientes entre sí. Y no existe un único tratamiento que nos vaya bien a todos.


Fuentes

[1] http://www.tim-spector.co.uk/predict/

[2] https://www.eurekalert.org/pub_releases/2019-06/mcg-lsn060719.php

[3] https://www.nutraingredients.com/Article/2019/06/17/Study-offers-more-evidence-for-personalised-diets-even-with-identical-twins

[4] https://www. nutritioninsight.com/news/even-identical-twins-have-different-responses-to-food-landmark-nutrition-study-yields-first-results.html