Noticias

Lunes 13 Mayo 2019

La insulina estimula nuestro reloj biológico

body clockNuestro reloj biológico no solo reacciona a la melatonina, sino también a la hormona insulina, según demuestra por primera vez este estudio. Esto hace que no solo sea importante mantener un ritmo sano de sueño-vigilia, sino también programar bien nuestras comidas.


El reloj biológico, también conocido como "ritmo circadiano", es un ciclo de 24 horas que se produce en cada célula del cuerpo, dándole a nuestra fisiología su ritmo cotidiano: desde cuándo dormimos y nuestros niveles hormonales, hasta cómo reaccionamos a la medicación. Nuestro biorritmo está sincronizado con el entorno principalmente mediante la exposición a la luz del día y el horario de las comidas. El trabajo por turnos, la falta de sueño o el jet lag alteran el reloj biológico.  


Sabemos que la melatonina (nuestra "hormona del sueño") tiene un evidente papel importante en nuestro biorritmo, pero hasta ahora no estaba claro cómo reacciona el reloj biológico a las comidas. En este estudio del MRC Laboratory of Molecular Biology (LMB) de Cambridge y de la Universidad de Mánchester se ha señalado por primera vez a la insulina como medio de comunicación primario. Esta hormona se libera en el momento en que comemos. El estudio está publicado en la revista Cell [1].

 

La insulina estimula la proteína PER

Los experimentos del equipo investigador se llevaron a cabo primero con células cultivadas y después fueron replicados en ratones, y demostraron que la insulina se adapta individualmente a los ritmos circadianos en muchas células y tejidos diferentes mediante la estimulación de la producción de la proteína PER. La proteína PER es un producto del gen periodo, y es un componente esencial del reloj circadiano de cada célula. Los científicos descubrieron que el biorritmo de los ratones se alteraba cuando se daba la insulina en momentos en los que normalmente descansaban.


"Ya sabemos que la sociedad moderna supone muchos desafíos para nuestra salud y sensación de bienestar. Cosas que nos parecen normales, como la falta de sueño, el trabajo por turnos y el jetlag, desbaratan sin embargo nuestro reloj biológico. Cada vez está más claro que la alteración circadiana incrementa la frecuencia y gravedad de muchas enfermedades y produce cardiovasculopatías y diabetes tipo 2" [2].


Ahora este estudio también muestra cómo comer en los momentos equivocados puede tener una fuerte repercusión en nuestro reloj biológico, concluye un investigador, añadiendo que puede ser beneficioso cuidar los momentos en los que se come no solo para las personas que trabajan por turnos, sino para cualquiera (sobre todo también para las personas mayores). Es una importante herramienta para mantener un biorritmo sano.

 

Vida intermitente

Como ya se ha dicho, el papel fisiológico primario de la melatonina es influir en nuestro ritmo de 24 horas, cuyo aspecto el más conocido es el ciclo de sueño-vigilia. Además, otros parámetros como, por ejemplo, la temperatura corporal, la presión sanguínea y la producción de orina, muestran variación entre la noche y el día. El ritmo está regulado, entre otros, por la alternancia de luz/oscuridad y la ingesta de alimento. La melatonina sincroniza el medio hormonal interno con los factores externos. La producción de insulina en los "momentos equivocados" realmente ejerce un efecto perturbador en los niveles de melatonina, y esto puede dar lugar a afecciones crónicas como la obesidad, el síndrome metabólico y la diabetes tipo 2 [3].


Por tanto, para nuestra salud es esencial que funcionen bien tanto la melatonina como la insulina. En consecuencia, es interesante aconsejar a su cliente que viva y coma según las directrices de la PNI (imitando así el estilo de vida de nuestros ancestros como modernos cazadores-recolectores). Por ejemplo: restricción horaria de comidas, con la última a las 18:00, ayuno regular, dejar de hacer deporte a partir de las 20:00, hacer ejercicio en ayunas, no exponerse a pantallas azules por la noche y, por supuesto, irse a dormir cuando es debido, es decir, cuando lo indique el reloj biológico.


Puede leer más acerca de la melatonina en nuestra monografía de Natura Foundation: http://naturafoundation.es/monografie/melatonina.html

 

Fuentes

[1] Crosby, P., Hamnett, R., Putker, M., Hoyle, N.P., Reed, M., Karam, K.J., Maywood, E.S., Stangherlin, A., Chesham, J.E., Hayter, E.A., Rosenbrier-Ribeiro, L., Newham, P., Clevers, H., Bechtold, D.A., O’Neill, J.S., Insulin/IGF-1 drives PERIOD synthesis to entrain circadian rhythms with feeding time, Cell. 2019 May 2;177(4):896-909.e20.

[2] https://medicalxpress.com/news/2019-04-body-clock.html

[3] Peschke, E., Experimental and clinical aspects of melatonin and clock genes in diabetes, J Pineal Res. 2015 Aug;59(1):1-23. doi: 10.1111/jpi.12240. Epub 2015 Jun 6, https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25904189

Peschke, E., Melatonin, endocrine pancreas and diabetes, J Pineal Res. 2008 Jan;44(1):26-40, https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18078445