Noticias

Lunes 29 Abril 2019

El jarabe de maíz alto en fructosa (JMAF) favorece el crecimiento tumoral en el intestino grueso

Una lata de refresco al día acelera el crecimiento de tumores en el colon de ratones. Los investigadores han descubierto cómo las bebidas ricas en fructosa alimentan el crecimiento tumoral. El estudio ha sido publicado en Science. 


¿Puede el azúcar alimentar directamente a las células cancerígenas y estimular su crecimiento? La respuesta parece ser "sí", al menos en ratones, según este estudio del Baylor College of Medicine y Weill Cornell Medicine. Los resultados han sido publicados en la revista Science [1].


Este estudio demuestra que una cantidad moderada diaria de JMAF de una bebida azucarada favorece el crecimiento de tumores intestinales en ratones, independientemente de si son obesos o no. El equipo descubrió, además, el mecanismo por el cual el consumo de bebidas azucaradas alimenta directamente el crecimiento tumoral. 


Investigar la relación directa

"Hasta ahora se pensaba que el azúcar es dañino para nuestra salud porque demasiado puede acarrear obesidad, y esta aumenta el riesgo de muchos tipos de cáncer, entre ellos, el colorrectal. Pero no sabíamos con certeza si existe un vínculo directo y causal entre el consumo de azúcar y el cáncer", cuenta un investigador [2].


En este estudio, lo primero que se hizo fue quitarles a los ratones el gen APC (gen adenomatous polyposis coli). "El APC es el portero del cáncer colorrectal", continúa. "Sin este gen, las células intestinales normales no dejan de crecer ni se mueren, lo cual hace que crezcan pólipos, un estadio previo de los tumores. Más del 90% de los pacientes de cáncer tiene esta mutación del APC".


Influencia del agua azucarada

El equipo investigador estudió el efecto en ratones del consumo de agua azucarada sobre el desarrollo de tumores. El agua azucarada contenía un 25% de JMAF, el principal edulcorante de las bebidas azucaradas (refrescos). El JMAF está compuesto de glucosa y fructosa en una proporción de 45:55.


Al principio, los ratones APC podían beber tanta agua azucarada como quisieran. La consecuencia fue que en un mes engordaron rápidamente. Después, los investigadores dieron a los ratones una cantidad moderada de refresco, para evitar que se volvieran obesos. Además, los investigadores querían imitar el consumo diario de los seres humanos, que es una lata de refresco de más de 350 ml. A los dos meses los ratones no eran obesos, pero sí tenían los tumores más grandes y más desarrollados que los ratones que habían recibido agua normal.


Son necesarios más estudios para poder traducir al ser humano este hallazgo, pero los investigadores concluyen de él que esta investigación con ratones sugiere que el consumo crónico de bebidas azucaradas favorece el crecimiento y la progresión de los tumores.


En los seres humanos, el cáncer colorrectal normalmente tarda entre 20 y 30 años en crecer desde un estadio temprano de pólipos benignos a cáncer agresivo: "Este hallazgo en el estudio con ratones puede explicar por qué el aumento en los últimos 30 años del consumo de bebidas dulces y otros alimentos azucarados se relaciona con un aumento del cáncer colorrectal entre los 25 y los 50 años en los Estados Unidos".

 

Estudio del mecanismo

El equipo investigó después el mecanismo que hace que el azúcar favorezca el crecimiento tumoral. Descubrieron que las bebidas azucaradas elevaban la cantidad de fructosa en el colon y la glucosa en sangre, y que los tumores podían absorber de forma eficiente esa fructosa y esa glucosa. Con técnicas avanzadas pudieron seguir a estas dos sustancias por los tejidos tumorales, y demostraron que la fructosa primero sufrió un cambio químico y a continuación estimuló la síntesis de ácidos grasos a partir de glucosa. El exceso de ácidos grasos resultante contribuye al crecimiento tumoral.


Conclusión

Este estudio demuestra que los tumores colorrectales utilizan el JMAF como combustible para favorecer el crecimiento tumoral. En muchos estudios ya se había relacionado la alta frecuencia de este cáncer con un patrón alimentario rico en azúcares. La glucosa es el alimento esencial de las células de nuestro cuerpo, pero no se puede decir lo mismo de la fructosa. Por tanto, es interesante desarrollar terapias que utilicen estos conocimientos. En cualquier caso, es conveniente evitar en la medida de lo posible las comidas y bebidas (refrescantes) ricas en JMAF para reducir las probabilidades de desarrollar cáncer colorrectal. 

 

Fuentes

[1] M.D. Goncalves el al., High-fructose corn syrup enhances intestinal tumor growth in mice, Science (2019). science.sciencemag.org/cgi/doi … 1126/science.aat8515

[2] https://medicalxpress.com/news/2019-03-high-fructose-corn-syrup-boosts-intestinal.html