Noticias

Lunes 15 Abril 2019

El entrenamiento cardiovascular reduce el riesgo de enfermedad coronaria

cardioEl aumento del VO2 máx mediante entrenamiento de cardio reduce en personas sanas el riesgo de enfermedad coronaria, según este estudio noruego. Cada punto que sube el VO2 máx reduce el riesgo un 15%. 

La mala forma cardiorrespiratoria (es decir, una salud mediocre del corazón y la respiración) muestra una fuerte asociación con las enfermedades coronarias, según este estudio de la noruega Universidad de Ciencia y Tecnología de Trondheim, que acaba de ser publicado en el European Heart Journal [1].


Grupo con bajo riesgo

Para el estudio, los científicos vincularon los datos del VO2 máx de 4.527 adultos (49% hombres y 51% mujeres) con registros de hospitales. Previamente al estudio, los participantes no tenían historial de enfermedad cardiovascular, cáncer, hipertensión o uso de antihipertensivos. Por tanto, una amplia mayoría de ellos tenía un bajo riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares en los siguientes diez años. 


El VO2 máx mide la máxima cantidad de oxígeno que el cuerpo puede transportar y metabolizar en caso de esfuerzo físico. Es una medida precisa del estado de forma cardiorrespiratorio, y es indicativo del nivel de condición física. Cada medición determina el número de milímetros de oxígeno que se consumen en un minuto por cada kilo de peso corporal (ml/kg/min). 


Hasta 48% de menos riesgo en el cuartil superior

Los investigadores descubrieron que el VO2 máx medio era de 36 ml/kg/min en las mujeres y de 44,4 ml/kg/min en los hombres. Durante un seguimiento medio de 8,8 años, 147 participantes tuvieron que enfrentarse a enfermedades coronarias: se sometieron a revascularización coronaria (restauración del suministro de sangre) o murieron a causa de la cardiopatía. 


El riesgo de desarrollar enfermedades coronarias resultó ser un 15% menor por cada punto que subía el VO2 máx. Y esto era aplicable a ambos sexos. Además, resultó que el cuartil con el máximo VO2 máx tuvo un 48% menos de riesgo de sufrir estas enfermedades cardiacas en comparación con el cuartil más bajo. El aumento del VO2 máx también puede reducir considerablemente en personas sanas el riesgo de desarrollar enfermedades de las arterias coronarias, concluyen los autores a raíz de esta investigación [2].


Consejo: subir la frecuencia cardíaca con regularidad

Por consiguiente, en lo que se refiere al ejercicio puede aconsejar a su cliente no hacer solo footing suave, sino también subir con regularidad la frecuencia cardiaca con esprints de vez en cuando, o hacer ejercicio cardiovascular intenso de otro modo, por ejemplo, nadando o montando en bici (carreras). En otro estudio se ha demostrado también que el correr poniendo a prueba la resistencia y el entrenamiento interválico de alta intensidad (HITT) no solo son buenos para el corazón y los vasos sanguíneos, sino que también contrarrestan el envejecimiento. 


No obstante, cabe señalar que correr demasiado puede ser dañino: en este estudio se demuestra que la mortalidad vuelve a aumentar si se corren más de 45 km a la semana: Potential Adverse Cardiovascular Effects From Excessive Endurance Exercise [3].

 

Fuentes

[1] Letnes, J.M. et al., Peak oxygen uptake and incident coronary heart disease in a healthy population: the HUNT Fitness Study, European Heart Journal,  https://doi.org/10.1093/eurheartj/ehy708, 29 November 2018, https://academic.oup.com/eurheartj/advance-article/doi/10.1093/eurheartj/ehy708/5193503

[2] https://medicalxpress.com/news/2019-03-cardiorespiratory-tied-coronary-heart-disease.html

[3] O’Keefe, J.H. et al, Potential Adverse Cardiovascular Effects From Excessive Endurance Exercise, Mayo Clinic Procedings, 2012 Jun; 87(6): 587–595, doi: 10.1016/j.mayocp.2012.04.005