Noticias

Jueves 15 Agosto 2019

Un huevo al día: ¿sano o no?

huevosCon motivo de un reciente estudio americano, los huevos (y el colesterol) vuelven a estar en el punto de mira. ¿Debemos cascar huevos en Pascua o no? Nuestra visión sigue siendo que se trata de una costumbre sana, y le explicamos por qué. 


Los huevos son ricos en vitaminas A, B2, B2, D, ácido fólico, fósforo, selenio, hierro, zinc y colina, y contienen unos 200 mg de colesterol por cada unidad. Por tanto, un huevo es una fuente rica en toda clase de nutrientes saludables, y también tiene un alto nivel de colesterol. ¿Debemos por ello tener cuidado a la hora de comerlos? 


Según este nuevo estudio americano, así es. En esta investigación se han reunido 29.615 personas procedentes de seis estudios de cohorte prospectivos, que de media fueron seguidas durante 17,5 años [1].  Los investigadores analizaron lo que comían y qué enfermedades contrajeron en ese periodo. En resumen, el resultado de este estudio fue que cada 300 mg adicionales de colesterol procedente de la dieta se asociaba a un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular (17-18%), mientras que comer tres o cuatro huevos extra a la semana produjo un aumento del 6%. 


Inconsistente con estudios previos

Sin embargo, según un científico nutricionista británico, esta investigación es inconsistente con otros estudios: "Sólidas investigaciones anteriores demuestran que el consumo de un huevo al día no ejerce ningún efecto clínico significativo sobre el colesterol LDL de la mayoría de las personas" [2]. 


Esta afirmación se ve apoyada por este estudio a gran escala, también de larga duración, entre más de mil hombres finlandeses. En él se vio que una ingesta de 520 mg de colesterol al día no estaba relacionada con niveles de colesterol elevados ni con mayor riesgo de enfermedad cardiovascular. A la misma conclusión se llegó cuando se miró específicamente el consumo de hasta siete huevos a la semana [3].


Por otra parte, la cuestión es si los altos niveles de colesterol provocan cardiovasculopatías. Esta revisión a gran escala, por ejemplo, reveló que los altos niveles de colesterol LDL no acortaban el tiempo de vida de las personas mayores. Al contrario: un nivel elevado de LDL se asoció precisamente con un mayor tiempo de vida [4]. 


¿Cuál es nuestra visión sobre esta cuestión?

Para ello, primero es interesante ver qué es exactamente el colesterol. El colesterol es una sustancia similar a la grasa extremadamente útil en nuestro cuerpo, que tiene muchas funciones dispares:  

Con él se fabrican nuestras hormonas sexuales y el cortisol.

Es necesario para producir y formar membranas celulares.

La vitamina D se fabrica con colesterol.

Se utiliza para la producción de sales biliares (que son importantes para la digestión de las grasas en el intestino delgado).

Tiene una función en el sistema inmune innato: es una sustancia reparadora que se activa breve y localmente en caso de daño, neutralizando bacterias, virus y toxinas [5]. 


El HDL y el LDL son lipoproteínas que transportan el colesterol por la sangre. Ambos tienen tareas importantes, aunque diferentes, en el equilibrio del colesterol. El LDL contiene mucho colesterol, y lo lleva del hígado a los tejidos y células. El HDL hace el trayecto de vuelta, es decir, devuelve el colesterol al hígado. Allí, el colesterol excedente se utiliza para la producción de sales biliares. La producción endógena en el hígado depende de la ingesta a través de la alimentación. Si se come más comida rica en colesterol, el hígado produce menos cantidad, y viceversa. 


Problemática alrededor del LDL elevado

Cuando hay valores elevados de LDL en la sangre durante mucho tiempo, puede ser que, por ejemplo, haya una situación con mucho (demasiado) estrés y/o endotoxemia en el torrente sanguíneo. En tal caso, un LDL elevado es una reacción fisiológica para producir más cortisol o atacar la endotoxemia. Pero, en principio, este no es el objetivo evolutivo del LDL: como ya se ha dicho, la finalidad del LDL es ayudar con una acción breve y local del sistema inmune innato. 


Un elevado nivel de LDL en sangre puede dar lugar a aterosclerosis (calcificación vascular) si hay daño en los vasos sanguíneos. Y es que el LDL contiene relativamente mucha grasa, lo que hace que se adhiera con facilidad al borde de los vasos sanguíneos. Además, el LDL es sensible a la oxidación. Si los vasos son lisos (compárese con la cara interna de una manguera de jardín), el LDL no se queda adherido. Sin embargo, hay varias maneras de que la pared vascular se dañe, dejando de ser lisa: 

La alimentación contiene insuficientes antioxidantes, especialmente vitamina E, como para contrarrestar la oxidación del LDL. 

La alimentación no contiene suficiente cantidad del aminoácido sulfuroso metionina ni de las vitaminas B6, B12 y ácido fólico, lo cual provoca niveles elevados de homocisteína. 

Por otra parte, un menú rico en azúcares puede producir "sacarificación" de la pared vascular. 


De estas maneras pueden aparecer vasos sanguíneos deshilachados, por lo que el LDL puede fácilmente quedarse adherido y, a continuación, oxidarse. En resumen, el resultado es una reacción inflamatoria con la formación de células espumosas por parte de los monocitos. Así se origina la aterosclerosis. 


Conclusión

El colesterol tiene muchas funciones útiles en nuestro organismo. En principio, es el propio hígado el que mantiene en equilibro la cantidad de colesterol en sangre. Un huevo al día no influye en esto para nada. En el marco de la prevención de las enfermedades cardiovasculares, es importante sobre todo que nuestra dieta contenga suficientes vitamina E, metionina, vitaminas B6, B12 y ácido fólico, y no demasiados carbohidratos rápidos, para que los vasos sanguíneos sean lisos y el LDL no pueda quedarse adherido. Además, un huevo contiene muchos de los nutrientes necesarios para mantener sanos los vasos. Cuando el LDL está elevado, puede ser interesante mirar si su cliente sufre estrés excesivo o endotoxemia. Con toda seguridad, una terapia específica y/o una recomendación adecuada sobre estilo de vida es lo que procede para abordar esta problemática. 

 

Fuentes

[1] Zhong VW, Van Horn L, Cornelis MC et al., Associations of Dietary Cholesterol or Egg Consumption With Incident Cardiovascular Disease and Mortality, JAMA. 2019 Mar 19;321(11):1081-1095

[2] https://www.poultryworld.net/Home/General/2019/4/Row-continues-over-eggs-and-cholesterol-411577E/

[3] Virtanen,J.K. et al., Associations of egg and cholesterol intakes with carotid intima-media thickness and risk of incident coronary heart disease according to apolipoprotein E phenotype in men: The Kuopio Ischaemic Heart Disease Risk Factor Study, Am J Clin Nutr, March 2016, vol. 103, no. 3 895-901

[4] Ravnskov, u. et al., Lack of an association or an inverse association between low-density-lipoprotein cholesterol and mortality in the elderly: a systematic review, BMJ Open, 2016;6:e010401, https://bmjopen.bmj.com/content/6/6/e010401

[5] Ravnskov U., High cholesterol may protect against infections and atherosclerosis,
QJM: An International Journal of Medicine, Volume 96, Issue 12, 1 December 2003, Pages 927–934, https://doi.org/10.1093/qjmed/hcg150

en

Paciullo, F. et al., PCSK9 at the crossroad of cholesterol metabolism and immune function during infections, J Cell Physiol. 2017 Sep;232(9):2330-2338. doi: 10.1002/jcp.25767. Epub 2017 Jan 31, https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28063230

[6] Santos FL1, Esteves SS, da Costa Pereira A, Yancy WS Jr, Nunes JP, Systematic review and meta-analysis of clinical trials of the effects of low carbohydrate diets on cardiovascular risk factorshttps://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22905670