Noticias

Viernes 29 Marzo 2019

La comida muy procesada incita a comer en exceso

La comida muy procesada Este estudio a pequeña escala demuestra que importa bastante si se comen alimentos procesados o sin procesar: un menú superprocesado engorda, mientras que, por el contrario, tomar productos sin procesar adelgaza. Estos conocimientos pueden ayudar a prevenir y tratar la obesidad. 


¿Puede un menú con alimentos muy procesados influir en la ingesta calórica? Científicos, entre otros, del estadounidense Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales, han investigado esta cuestión en un ensayo aleatorizado. Los resultados han sido publicados online por NutriXiv Preprints [1].


En el estudio participaron veinte adultos con peso estable. Aleatoriamente, se les asignó durante dos semanas una dieta ultraprocesada o sin procesar, inmediatamente seguida por la otra dieta, también durante dos semanas. Las comidas en ambas dietas eran similares en cuanto a número de calorías, densidad calórica, macronutrientes, azúcar, sal y fibra. Se les dijo a los participantes que comiesen según sus necesidades, es decir, tanto o tan poco como quisieran.  


Correlación entre ingesta calórica y peso

La ingesta calórica resultó ser mayor en la dieta muy procesada, con mayor consumo de carbohidratos y grasa, pero no de proteínas. También se vio que los cambios en el peso estaban estrechamente relacionados con la ingesta calórica. Durante las semanas "ultraprocesadas", los participantes aumentaron una media de 0,8 kilos, mientras que perdieron 1,1 kg durante las semanas "no procesadas". 


Del estudio, los investigadores han sacado la conclusión de que reducir la comida muy procesada puede ser una estrategia eficaz para prevenir y tratar la obesidad. 


Lo ultraprocesado es menos sano

Aunque ambos menús de este estudio eran similares, otra investigación demuestra que los alimentos muy procesados son menos sanos: cuanto más procesados son, contienen menos proteínas, fibra, vitaminas y minerales y más azúcares y grasas saturadas. Los americanos obtienen una media de cerca del 60% de todas las calorías de alimentos ultraprocesados como pizzas, galletas, pasteles, aperitivos y comida preparada [2].


La comida sin procesar es buena idea por más razones

La dieta mediterránea típica se caracteriza por incluir alimentos sin procesar, como verdura, fruta, cereales, aceite de oliva, legumbres y frutos secos, pescado, pollo y lácteos, y por limitar el consumo de carne roja y carne procesada. En este estudio se ha visto que la dieta mediterránea contribuye, entre otros, a mantener un IMC sano, tener menos inflamaciones y bajar el riesgo de enfermedades cardiovasculares [3].


La paleodieta que recomendamos en nuestras terapias se parece mucho a la mediterránea, pero sin la pizza ni la pasta, claro está. Una diferencia importante es que desde nuestro planteamiento recomendamos mantener bajo el consumo de lácteos, carnes rojas, cereales y legumbres, sobre todo en situación terapéutica. La dieta "ancestral" es no procesada, ecológica y rica en fibra, con un consumo moderado de hidratos de carbono y uno mayor de proteínas y grasas saludables de lo que recomiendan las directrices estándares del Consejo de Sanidad holandés. Esto consigue que esta dieta sacie más, lo cual previene comer en exceso, y además conlleva una glucemia más estable, evitando así consecuencias perjudiciales como el sobrepeso o los problemas de insulina. 

 

Fuentes

[1] Hall, Kevin et al., Ultra-processed diets cause excess calorie intake and weight gain: A one-month inpatient randomized controlled trial of ad libitum food intake, February 11, 2019, online gepubliceerd op NutriXiv Preprints, https://osf.io/preprints/nutrixiv/w3zh2

[2] Euridice Martínez Steele et al., The share of ultra-processed foods and the overall nutritional quality of diets in the US: evidence from a nationally representative cross-sectional stud, Population Health MetricsAdvancing innovation in health measurement, 14 february 2017, 201715:6, https://doi.org/10.1186/s12963-017-0119-3

 [3] Ahmad, S., Moorthy, M.V., Demler, O.V., Hu, F.B., Ridker, P.M., Chasman, D.I., Mora, S. (2018). Assessment of Risk Factors and Biomarkers Associated With Risk of Cardiovascular Disease Among Women Consuming a Mediterranean Diet. JAMA Netw Open. 1(8):e185708. doi: 10.1001/jamanetworkopen.2018.5708