Noticias

Miércoles 28 Noviembre 2018

Las consecuencias del estrés se transmiten a través de la flora vaginal


Ya se sabía que ciertos acontecimientos perinatales pueden influir en nuestra epigenética. Ahora resulta que la flora vaginal presente durante el parto afecta a la actividad génica de la descendencia y, por tanto, a la salud (en el futuro).


La epigenética es la ciencia que estudia la adaptación de la actividad génica. Las probabilidades de salud o enfermedad no solo dependen de nuestros genes, sino también de cuáles estén activados y desactivados. Qué genes se expresen es algo que depende, entre otros, de la alimentación y de los factores ambientales y relacionados con el estilo de vida. Piénsese, por ejemplo, en la mala alimentación, el consumo de tabaco y alcohol y las circunstancias psicológicas y sociales, pero también en la contaminación del medio ambiente. Estos factores pueden determinar ya desde el principio de nuestra vida, a través de procesos epigenéticos como la metilación del ADN, el riesgo de enfermedad posterior. Pero incluso antes.

 

Antes de la concepción y después del nacimiento

Los factores epigenéticos mencionados no solo tienen un papel tras el nacimiento. Ya antes de la concepción se puede influir en la epigenética de nuestros descendientes. Y no solo por parte de madre: la epigenética repercute asimismo en la calidad de los espermatozoides del padre. Ya antes de que el espermatozoide abandone los testículos y después, durante su estancia en el útero, actúan sobre él mecanismos epigenéticos a través del padre y de la madre.

Estos efectos se producen incluso antes de la fecundación, pero también después, en el útero, los factores mencionados pueden programar al feto negativamente desde un punto de vista epigenético. El crecimiento, el desarrollo y la salud del futuro niño se ven influidos por ellos. Los factores epigenéticos influyen incluso en la aparición de enfermedades crónicas como ataques al corazón, ictus, enfermedades inmunes y diabetes. Además, se ha demostrado que el estrés materno durante el embarazo es un factor de riesgo de trastornos psiquiátricos en los descendientes. Todas estas consecuencias se pueden extender a lo largo de varias generaciones.

 

El estrés en ratones origina problemas cognitivos

El estrés de un padre ratón puede influir negativamente en el desarrollo del cerebro de su descendencia a través de un esperma alterado. También se ha descubierto que los ratones que sufren estrés leve crónico tienen hijos con una menor reacción hormonal ante el estrés: esta respuesta se ha puesto en relación con una serie de trastornos neuropsiquiátricos, como el TEPT. Esto sugiere que incluso los desafíos leves del medio ambiente pueden tener un efecto significativo sobre la salud de la descendencia.

Nuevo estudio sobre estrés prenatal
Ya se sabía que el estrés prenatal en ratones modifica el microbioma vaginal y la función cerebral de la descendencia masculina. Este nuevo estudio puede llevar a comprender mejor la manera en la que problemas maternos como el estrés pueden influir en el desarrollo del cerebro de los descendientes.

Según la investigación de la Escuela de Medicina de la Universidad de Maryland, los efectos del estrés pueden ser transmitidos a los ratones recién nacidos al exponerlos a microbios vaginales de ratonas estresadas. Durante el proceso de nacimiento, los microbios procedentes del flujo vaginal colonizan las vísceras del bebé. La composición de este microbioma intestinal influye en el desarrollo del cerebro y en cómo este reaccionará al estrés más adelante.

 

Planteamiento y resultados 

En este estudio, se trasplantaron microbios procedentes del flujo vaginal de ratonas embarazadas, o estresadas, o bien no estresadas, a descendientes masculinos tanto con estrés prenatal como sin estrés, inmediatamente después de haber sacado a estas crías con una cesárea y, por tanto, sin haber sido expuestos a los microbios vaginales de su propia madre. 


Los descendientes que crecieron en el útero de madres estresadas y que fueron expuestos al microbioma de madres estresadas pesaron menos y crecieron peor. Además, una vez adultos, tuvieron niveles elevados de hormonas del estrés. Al traspasar microbios vaginales de madres estresadas a descendientes de madres no estresadas, estos efectos se reprodujeron parcialmente. Por desgracia, los microbios de las madres no estresadas no pueden anular los efectos del estrés en el útero.

 

Conclusión
Toda clase de factores epigenéticos, que se dan antes, durante y después del embarazo, ejercen una influencia sobre la salud de la descendencia. El estrés durante el embarazo es uno de ellos. Repercute directamente sobre el feto durante la gestación, pero también, indirectamente, a través de la alteración del microbioma vaginal de la madre. Estudios posteriores deberán dirimir si en los seres humanos el riesgo de trastornos psiquiátricos en la descendencia está influido no solo por el estrés de la madre, sino también por su microbioma vaginal.

Fuentes 

Jasarevic E., et al. The maternal vaginal microbiome partially mediates the effects of prenatal stress on offspring gut and hypothalamus. Nature Neurosci. (2018).

https://medicalxpress.com/news/2018-07-vaginal-microbiome-stress-offspring.html#nRlv

https://www.bonusan.com/nl/nieuws/voeding-voor-conceptie-be%C3%AFnvloedt-gezondheid-kind/

https://www.bonusan.com/nl/uw-gezondheid/hoofd-hersenen/slechte-nachtrust-be%C3%AFnvloedt-ons-dna/

https://www.bonusan.com/nl/nieuws/5-onderzoeken-naar-epigenetica/