Envejecer con salud

El secreto de la eterna juventud: ¿quién no lo busca? También en el marco de la ciencia, las técnicas antienvejecimiento son cada vez más importantes.

¿Quieres firmar hoy por una buena vida, larga y sana? ¡Se puede hacer más de lo que crees!

Todos queremos tener un aspecto fresco y joven, ¡hasta la arruga de la sonrisa nos parece sospechosa! O esa primera cana que inesperadamente brilla en el espejo. Aquí podrás leer más sobre rejuvenecimiento interior. La receta para una piel resplandeciente la puedes encontrar en Una mala piel revela nuestros secretos.

La gente de las zonas azules vive más
Existen lugares en los que de media se llega a más viejo. Son las llamadas zonas azules. Entre otros lugares, se encuentran en Cerdeña (Italia), Okinawa (Japón) y en Loma Linda (California). Tienen la mayor densidad de población centenaria del mundo. Y lo mejor es que viven sanos bastante más tiempo que nosotros.

¿Cuál es el secreto?
Cada zona azul parece tener el suyo. En Cerdeña se bebe vino con muchos polifenoles, sustancias saludables que también se encuentran en el aceite de oliva. En Okinawa parece ser que la gente sufre mucho menos estrés. Y en Loma Linda comen muchos frutos secos. Las nueces contribuyen a mejorar la elasticidad de los vasos sanguíneos.

La clave para una larga vida
La ciencia empieza a desentrañar este secreto milenario gracias a las zonas azules. La familia y la sociedad tienen una relevancia fundamental: siempre están rodeados de gente y tienen una buena red de apoyo. Además, en las zonas azules prácticamente no se fuma. Y eso supone nada menos que diez años más y un montón de desgracias menos.

Comida verdaderamente humana
La comida es tradicional y llega directamente de la naturaleza. No contiene carbohidratos refinados ni exceso de sal. Se come carne, pero de forma limitada. Donde hay pescado (por ejemplo, en Cerdeña), está todos los días en el menú. Además, se vive básicamente de fruta y verdura. Por consiguiente, coincide a rasgos generales con la paleodieta (nutrición evolutiva): comer como lo hacían nuestros ancestros. Lee también Diez consejos para una buena digestión.

Ejercicio evolutivo
Los científicos también descubrieron que su manera de hacer ejercicio no concuerda con nuestra mentalidad de ganador. No tiene que ser más rápido, mejor o más eficiente. Al contrario: moverse tranquilamente con regularidad es suficiente para mantenernos en forma, reducir el estrés y aumentar la producción de serotonina, "la hormona de la felicidad". ¿Quieres ponerte ya manos a la obra? Lee nuestros consejos sobre ejercicio en el artículo El ejercicio paleosaludable.

Sin falta de luz solar
Además de los factores mencionados, la luz del sol también es importante. Todas las zonas azules sin excepción están bañadas por el sol. Así pues, no les falta vitamina D, como nos pasa a nosotros. Y es una lástima: la vitamina D sustenta los huesos, es buena para los músculos, contribuye a mantener la dentadura normal y ayuda al sistema inmune. Pero, ¿sabías que también tiene un papel en el proceso de renovación celular? Eso la convierte en una auténtica vitamina de la juventud.

Tu propia zona azul
¿Quieres posponer un poco aún el emigrar? ¡Crea tu propia zona azul! Disfruta de la comida que comíamos antes: con miles de plantas, frutas y setas comestibles, la variedad es enorme. Muévete como lo hacían nuestros ancestros. Rodéate siempre de gente, no fumes y, sobre todo, sal mucho a la calle. Toma un suplemento de vitamina D para compensar la deficiencia crónica de luz solar. ¡Nunca eres demasiado mayor para sentirte joven!