Noticias

Viernes 11 Octubre 2019

Menú diario: fuentes ricas en PQQ

No solo la leche materna, sino también muchos alimentos contienen pirroloquinolina (PQQ). ¿Qué alimentos que sean ricos en PQQ puede recomendar a todos sus clientes? Incluimos un práctico menú diario sobre el que puede hacer las variaciones que se le antojen.


En 1979 se identificó la pirroloquinolina (PQQ), un compuesto del cual se afirma, basándose en estudios científicos, que posiblemente sea una vitamina. Por otro lado, también puede ser producido por bacterias intestinales. Sin embargo, por lo que han revelado hasta ahora las investigaciones, la dieta es la fuente más importante de esta sustancia para el cuerpo humano [1]. De media tomamos entre 0,1 y 1 mg de PQQ al día a través de la alimentación [2]. Un suplemento de PQQ profesional contiene fácilmente diez veces esa cantidad.

 

Fuentes ricas en PQQ
Los bebés obtienen PQQ de la leche materna. Además, la PQQ se encuentra en muchos alimentos, como en diversas verduras, frutas, infusiones, bebidas alcohólicas y productos de la soja. En un estudio en el que se investigaron varios productos, se halló que la mayor concentración de PQQ estaba en el natto (habas de soja fermentadas), que también es fuente de vitamina K. Esta tabla muestra los resultados de esta investigación: [3] 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No todo lo que aparece en esta tabla cuadra con las pautas de la paleodieta que nosotros recomendamos, como el pan, las patatas y la leche. Esto no quiere decir que no se puedan comer en absoluto estos productos. Por ejemplo, las patatas refrigeradas y el pan blanco duro son fuentes de fécula resistente, por lo que en un momento dado pueden contribuir a tener una mejor flora intestinal. No obstante, debido a las saponinas, desaconsejamos las patatas si hay problemas intestinales. También se pueden comer de vez en cuando los productos lácteos, pero en esta cuestión la palabra mágica es "fermentación". A pesar de esto, el yogur también contiene caseína, que en el intestino puede transformarse en exorfinas. Más adelante le contamos más cosas sobre las exorfinas.

 

En el listado hemos puesto en negrita los productos que en principio entran claramente dentro de nuestras directrices. En cuanto a los demás productos, lo mejor es que estén en el menú ocasionalmente, siempre y cuando estén bien la digestión y el intestino, como ya se ha dicho. Por otra parte, lo mismo se puede decir del pimiento verde y el tomate, que son de la familia de las solanáceas. Los miembros de esta familia estimulan el intestino sano para que produzca mucílagos, que son importantes en la primera línea de defensa del intestino. Sin embargo, en las personas que no están sanas, es decir, aquellas cuya mucosa intestinal no funciona bien, estos ingredientes pueden agravar los problemas intestinales, por lo que no deben probarlos.

 

Sugerencias para un menú rico en PQQ
Por lo demás, esta lista ofrece puntos de partida en abundancia para poder confeccionar un menú diario rico en PQQ como, por ejemplo:

  • Por la mañana, una taza de té azul (oolong).
  • Para el almuerzo, una ensalada de frutas, por ejemplo, con kiwi, plátano, manzana, frutos secos y yogur de almendra (que no contiene caseína).
  • A mediodía, una ensalada de hojas de espinaca, apio, perejil y huevo cocido.
  • Para cenar, de primero una sopa al curry de zanahoria y batata con leche de coco y trocitos de pollo.
  • Y de segundo, un puré de batata, col china o repollo y bacalao al horno.

Aunque la lista tenga cinco puntos, se trata tan solo de tres comidas. Por supuesto, también se pueden repartir en dos comidas, comer la sopa por la mañana y la ensalada de frutas por la noche, o utilizar otros alimentos ricos en PQQ de la lista.

 

¿Y qué hay de la soja y la espinaca?
La soja y las espinacas contienen ambas compuestos ricos en prolina que son más difíciles de descomponer en el intestino que otros compuestos de aminoácidos. Una descomposición incompleta puede dar lugar a la producción de exorfinas (endorfinas exógenas). Estas pueden suponer una carga para el sistema de recompensa dopaminérgico del cerebro, originando problemas anímicos en personas sensibles [4]. Por consiguiente, en lo que respecta a la soja es mejor elegir variantes fermentadas, como el natto y el miso, en vez del tofu. Por supuesto, las espinacas son una verdura de hoja que es sano incluir regularmente en el menú; pero tomarse cada día un smoothie verde con espinaca quizá sea un poco demasiado, aun siendo buena. En consecuencia, la variación en el menú sigue siendo la directriz más importante, también para los alimentos con PQQ.

 

Fuentes

[1] Matsushita K, et al., Escherichia coli is unable to produce pyrroloquinoline quinone (PQQ). Microbiology. 1997;143:3149–56. doi:10.1099/00221287-143- 10-3149. PMID:9353919

Smidt C.R., et al., Does the intestinal microflora synthesize pyrroloquinoline quinone? Biofactors. 1991;3:53–59. PMID:1647778.

[2] Harris C.B. et al., Dietary pyrroloquinoline quinone (PQQ) alters indica- tors of inflammation and mitochondrial-related metabolism in human subjects. J Nutr Biochem. 2013;24:2076–84. doi:10.1016/j. jnutbio.2013.07.008. PMID:24231099.

Kumazawa T. et al., Levels on pyrroloquinoine quinone in various foods. Biochem J. 1995;307:331–3. doi:10.1042/bj3070331. PMID:7733865. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1136652/pdf/biochemj00065-0028.pdf

 [3] Hwang, P., & Willoughby, D. S. (2018), Mechanisms Behind Pyrroloquinoline Quinone Supplementation on Skeletal Muscle Mitochondrial Biogenesis: Possible Synergistic Effects with Exercise, Journal of the American College of Nutrition, DOI: 10.1080/07315724.2018.1461146, https://doi.org/10.1080/07315724.2018.1461146

[4] Artículo en la web de Natura Foundation: Exorfinas: sustancias opiáceas en la comida, http://naturafoundation.eu/?objectID=16673&page=\